Cálculos renales pueden ser fatales para la vida

Tomar de dos a tres litros de agua al día, disminuir la ingesta de carnes rojas y lácteos, y atender a tiempo infecciones urinarias, reducen el riesgo de sufrir cálculos renales. Aunque todos estamos expuestos a padecer este problema, las personas con antecedentes familiares de esta patología tienen mayor posibilidad.

Así lo señaló el urólogo del Hospital General de Zona (HGZ) No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tapachula, Franklin Castillo Luna, quien dijo que el principal síntoma de cálculos –en riñón, uréteres o vejiga─ es un intenso dolor en la zona lumbar que corre hacia el abdomen y la zona genital.

Tal manifestación, conocida como cólico nefrítico, se debe a que la piedra o litio se encuentra obstruyendo, pues se ubica en las zonas más delgadas o estrecha de uréteres o del riñón. En ocasiones se acompaña de ardor al orinar, aumento del calibre de la micción y sangrado, náuseas y vómito.

Explicó el especialista del IMSS que todos los seres humanos excretamos calcio a través de la orina, pero en niveles normales; sin embargo, por causas no conocidas con exactitud se presentan alteraciones metabólicas que producen un aumento anormal de sales (calcio, fosfato, y ácido úrico), situación que empeora si hay falta o poca ingesta de agua y  consumo en exceso de carnes rojas. Estas arenillas se van acumulando y se estancan hasta llegar a formar el cálculo.

Añadió que con frecuencia los cálculos se infectan y para evitarlo se deben atender a tiempo, por lo que recomienda reposo, ingesta de abundantes líquidos y medicamentos que brinda el Seguro Social, los cuales ayudan a expulsarlos por la orina, pero de no ser eliminada la piedra hay que aplicar litotripsia extracorpórea o intracorpórea.