Villa se ilumina con la navidad

El gobernador tabasqueño encabezó junto a su esposa el encendido de las luces decembrinas que iluminarán la ciudad.

Javier Hernández López: Villahermosa

Villahermosa se vistió con el traje festivo de la Navidad y el Año Nuevo, luego de que el gobernador Carlos Manuel Merino Campos inauguró el alumbrado navideño de la ciudad, así como 22 nacimientos instalados en los parques más emblemáticos de la capital estatal.

En medio de un ambiente de fiesta, tras casi 21 meses de medidas restrictivas y confinamiento social a causa de la pandemia de COVID-19, el mandatario tabasqueño, acompañado de su esposa y presidenta del Sistema DIF Tabasco, Guadalupe Castro de Merino, se reencontró con las familias tabasqueñas, sin que ello implicara un relajamiento en las recomendaciones de cuidado.

La señora Guadalupe Castro destacó los trabajos coordinados que llevaron a cabo el DIF estatal y Ayuntamiento de Centro para devolver a Villahermosa un poco de alegría, por medio de actividades navideñas que representan cercanía y reencuentro para las familias tabasqueñas.

“Cercanía que nos permite compartir momentos que no podíamos vivir a causa del COVID-19, pero también es un reencuentro con las tradiciones y costumbres que nos identifican como sociedad”, subrayó en el arranque de actividades artísticas y culturales que se prolongarán hasta el próximo 6 de enero en puntos simbólicos de Villahermosa y comunidades de Centro.

En la ceremonia inaugural efectuada en el parque Manuel Mestre, sede del nacimiento del DIF Tabasco, el coro de la Escuela de Ciegos y Débiles Visuales puso emoción a la gala con la interpretación de la melodía navideña  “Vamos pastores vamos”, mientras que la cantante Claudia Cecilia Gómez cantó “Santa Claus llegó a la ciudad”, una pieza musical icónica de la época.

“Estamos iniciando la mejor época del año, donde la paz, la esperanza y el amor, deben prevalecer en el núcleo familiar. Es momento para mirarnos con voluntad y deseo de entenderlo, y transmitir a nuestros semejantes sentimientos de afecto, paz, alegría y fraternidad”, exclamó Castro de Merino.