El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) calificó de “inmoral, pero legal” la presencia del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, en un restaurante de lujo en la Ciudad de México durante el fin de semana.

“Es legal, pero es inmoral que se den estas cosas, es una imprudencia por decir lo menos, un acto de provocación porque este señor fue director de Pemex y está como testigo protegido, una gente que recibe un trato especial porque decidió dar a conocer toda la corrupción que se produjo en el sexenio anterior incluso desde Calderón”, señaló en su conferencia el presidente.

El caso, que fue destapado por la periodista Lourdes Mendoza, causó polémica, toda vez que el exfuncionario y testigo protegido de la Fiscalía General de la República (FGR) alegó estar arraigado por lo que no podía presentarse a una audiencia confesional el pasado 10 de septiembre en la que debía responder por daño moral

Luego de que Mendoza Peñalosa revelara imágenes de Lozoya Austin en el restaurante Hunan, en las Lomas, se comenzó a cuestionar a la autoridad por permitirle andar en impunidad mientras se desiste de mandatos judiciales.

Lozoya Austin se declaró culpable de actos de corrupción en la compra de la planta de Agronitrogenados a Altos Hornos de México que se dio a sobreprecio lo cual generó un daño patrimonial a la administración pública en el sexenio de Enrique Peña Nieto.