Existe antídoto contra araña violinista; no siempre termina en muerte

El titular de la Secretaría de Salud en Puebla, Salvador Escobedo Zoletto, informó que se cuenta con el antídoto para contrarrestar el piquete de la araña violinista, aunque reconoció que no es suficiente.

En entrevista, dejó en claro que oficialmente solo tiene registrado una muerte a causa de mordedura y no tres cómo se había notificado por médicos.

Relató que este caso se presentó en Tehuacán, afirmando que es importante que los ciudadanos reconozcan la sintomatología cuando se presenta la picadura.

“La Secretaría de Salud sí tiene dosis del antídoto, aunque no son muchas. Las tenemos concentradas y dispuestas a donde sea necesario. Se ha presentado un caso y fue en Tehuacán”.

Escobedo afirmó que aunque se cuenta con el medicamento no es suficiente, pero esta situación no es propia de Puebla sino a nivel nacional, pues en el país no existe una cantidad importante de esta dosis.

“No todos los casos de picadura de araña violinista conlleva a la muerte aunque no se cuente con el antídoto”, aseveró.

Recomendó sacudir la ropa de cama y de vestir antes de usarla, revisar el calzado antes de usarlo y evitar caminar descalzo; limpiar las paredes detrás de los cuadros, muebles y objetos de pared, ya que estos espacios pueden servir como guaridas de los arácnidos.

También sugirió estar atentos ante tareas como mover escombros en el patio de las casas, montoneras de madera, tabique y basura.

Acevedo Méndez señaló que el nido de la araña violinista parece una mota de algodón, por lo que es importante tener cuidado que los niños no toquen este tipo de telarañas.

La araña violinista pertenece a la especie Loxoceles y es considerada una de las más peligrosas. Llega a medir de ocho a 30 milímetros, tiene las patas extendidas, es color marrón y posee en el dorso de su tórax una marca con forma de violín, cuyo cuello apunta a su parte posterior.
Informó que la picadura de la araña puede causar un cuadro de malestar que incluye fiebre, anemia, náuseas, vómito, dolor de cabeza, sudoración profusa, coloración amarillenta de la piel y daños en el sistema nervioso central.