FARC quiere fortalecer movimiento por la paz

El jefe máximo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Timoleón Jiménez, con motivo de los 50 años de la fundación del grupo insurgente, confió que en Colombia tome fuerza un “verdadero movimiento por la paz”. Subrayó, a través de un comunicado en su página Internet, que las FARC están en negociaciones con el gobierno colombiano en La Habana, Cuba, “porque soñamos con una paz efectiva”.

“Porque creemos en las capacidades de discernimiento e independencia del pueblo colombiano, porque pese a las emboscadas rastreras y a las diatribas calumniosas contra nosotros, tenemos fe en la lucidez de la inmensa mayoría de compatriotas”, señaló el jefe insurgente.

El grupo guerrilleros negocia con el gobierno de Juan Manuel Santos una salida política a cinco décadas de conflicto armado, que ha dejado más de 220 mil muertos y seis millones de víctimas, entre desplazados y desaparecidos”, de acuerdo con registros oficiales.

“Confiamos en que en nuestro país tomará cuerpo, forma e inmenso tamaño, un verdadero movimiento de masas por la paz, capaz de atravesarse en los planes antipatrióticos y fratricidas de la oligarquía guerrerista y entreguista que gobierna a Colombia”, manifestó.

Jiménez enfatizó que las FARC le apuestan a que el movimiento por la paz alcance “la unidad y la madurez necesarias para acceder al poder político del Estado, e imponer las reformas fundamentales que reclama la gente colombiana”.

“En las condiciones históricas de hoy, entendemos la mesa de conversaciones como la oportunidad más favorable para impulsar y concretar la conformación de ese torrente popular”, subrayó.

El líder insurgente, alias Timochenko, agregó que las FARC saben “bien que lo único que espera la oligarquía de nosotros es una entrega humillante, que ejemplarice ante el país y el mundo, el precio a pagar por quienes se atreven a contradecirla”.
“Pero en la mesa (de negociaciones) somos dos partes, y las aspiraciones nuestras son por completo diferentes. El sentido verdadero de nuestro alzamiento armado ha sido siempre abrir el espacio al protagonismo decisorio del pueblo colombiano”, planteó.