Màxim Huerta renuncia a su sueldo como ministro de Cultura y Deporte | Diario de Palenque
Arte y Cultura

Màxim Huerta renuncia a su sueldo como ministro de Cultura y Deporte

Màxim Huerta apenas fue ministro de Cultura y Deporte durante seis días, lo que le convirtió en el más breve de la democracia. Por ello, hubiera tenido derecho a 1.183 euros brutos de sueldo. Huerta, sin embargo, ha renunciado “expresamente y por escrito a los días de retribución compensatoria que le correspondían”, tal y como ha confirmado el Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, en respuesta a una petición de la web Maldito Bulo.

El exministro tomó posesión en el cargo el jueves 7 de junio, y dimitió el día 13 del mismo mes, después de que trascendiera que había defraudado 256.778 euros a Hacienda, entre 2006 y 2008, una información que adelantó El Confidencial. El 29 de junio presentó la renuncia a la compensación — que la ley establece como el 80% del total de retribuciones asignadas al cargo durante el tiempo en que lo mantuvo— ante la Oficina de Conflictos de Intereses del Ministerio de Política Territorial y Función Pública.

Huerta tenía derecho a una compensación económica por parte del Estado de 1.183 euros brutos (menos retenciones) por la semana que ha estado al frente de Cultura, lo que arrojaría una indemnización neta de en torno a los 1.000 euros.

Así lo señala el artículo 10.5 en su disposición primera de la Ley 74/1980, de 29 de diciembre, introducida en los Presupuestos Generales del Estado de 1981, que dispuso que los exministros del Gobierno y asimilados que cesasen en el ejercicio de dichos cargos tenían derecho a percibir a partir del mes siguiente en que se produzca el cese, y durante un plazo igual al que hubieran desempeñado el cargo, sin que puedan percibirse más de 24 mensualidades, una pensión indemnizatoria mensual igual a la doceava parte del 80% del total de retribuciones asignadas al cargo respectivo en el Presupuesto en vigor durante el plazo indicado.

La ley también establece que durante los dos años siguientes a la fecha de su cese, Huerta no podrá prestar servicios en entidades privadas que hayan resultado afectadas por decisiones en las que haya participado. Aunque, en su caso, no hubo prácticamente ninguna.