Dietas

12 hábitos para cuidar de tu estómago

Una digestión saludable es fundamental para una vida sana. Por eso muchas en vez de relacionar los alimentos con placer, solo la asocian con molestias, indigestiones, acidez y flatulencia. Combate estos malestares, incorporando estos consejos a tu diario vivir.
 1) Come despacio y mastica bien cada bocado; dedicando como mínimo de 20 a 30 minutos a cada comida. Si no lo haces, la digestión gástrica se retrasará produciendo sensación de pesadez y somnolencia. Los alimentos mal digeridos también producen gases e hinchazón del vientre.
2) No abuses de condimentos. La salsa de tomate, exceso de sal, mostaza, salsas picantes etc. irritan la mucosa gástrica y aumentan la acidez de estómago.
3) No bebas mucha agua. Ni durante las comidas o justo después ya que se diluyen los jugos gástricos y retrasa la digestión. Prefiere no ingerir líquidos durante la comida, con especial atención a los que contengan gas.
4) Nunca te vayas acostar inmediatamente después de comer. Cuanto más vacío esté el estómago antes de dormir mejor.
5) Evita los alimentos muy fríos.  Los helados, alimentos congelados o  bebidas  recién salidas de la refrigeradora pueden acelerar el movimiento intestinal y provocar espasmos.
6) Haz deporte. Realizar actividad física de manera regular contribuye a regularizar la digestión y a mantener el aparato digestivo en óptimas condiciones.
7) Siéntate bien. Sentarte con la espalda derecha y el abdomen ligeramente contraído, es un hábito de gran importancia, porque no sólo previene dolores, sino que ayuda a eliminar la panza.
8) No abuses de grasas y el alcohol. Las papas fritas, empanadas, y todo lo empanizado puede provocar irritación intestinal. Los productos de pastelería, además de contener grandes cantidades de azúcar y grasa, lo que hace más lenta la digestión y genera gases.
7) Consume fibra todos los días. Previene el estreñimiento y ayuda a los intestinos evitando la inflamación abdominal, pero si se ingiere en grandes cantidades y no estamos acostumbrados a hacerlo, puede provocar flatulencia en exceso, dolor y hasta diarrea. Si apenas empezarás a consumirla hazlo poco a poco, de forma moderada. La encontrarás en vegetales crudos pero cortados finamente o rallados, cereales, frutos con cáscara, etc.
8) Evita la entrada de aire. Come con la boca cerrada,  mastica chicle y consume bebidas carbonatadas lo menos posible y evita también los alimentos muy calientes  ya que éstos producen vapor en el estómago y esto conlleva a causar distinción abdominal.
9) Cuidado con dónde comes.  Comer en la calle y sitios no formales pone en riesgo tu salud especialmente si carece de reglas básicas de higiene ya que los productos pueden estar en mal estado o llenos de bacterias.
10) Modera las porciones. Comer en exceso puede darte ardor, dolor de estómago, agruras, eructos e inflamación.
11) Ten cuidado con los medicamentos. Algunos debilitan la mucosa gástrica protectora, lo que permite que los ácidos estomacales favorezcan el desarrollo de gastritis. Algunos otros tipos requieren que hayas comido algo antes de tomarlos sino trastornan tu organismo y puede causarte más malestar que el que ya tenías.
12) Sigue reglas básicas de higiene. Lávate las manos antes de comer y los dientes luego de comer para evitar la propagación de bacterias.