Balancán

Trágico fin por falta de personal

Con un notable coraje por la impotencia de un caso más de abandono a un paciente en el mismo hospital Francisco J. Solís, la señora Lourdes Narváez denunció ante los medios el hecho por el que su padre, de más de 80 años, falleció en sus brazos sin que ningún médico ni enfermera pudiera auxiliarla al momento que más lo requirió, a pesar de estar internado.

La afectada narra que el pasado domingo por la noche trajo a su padre de nombre Gerardo Narváez Félix de 84 años para internarlo en el hospital “Francisco J Solís”, ya que se sentía mal de la presión arterial, por lo que fue ingresado en ese momento, pero no hubo doctor para atenderlo y mantenerlo estable, solo quedó esperar hasta la mañana del lunes a que llegaran los médicos para que lo checaran.

“Yo me quede con él al lado de su cama para cuidarlo, pero se agravó su estado por la noche y tuve que decirle al vigilante que me ayudara a buscar a una enfermera, saliendo una que me dijo que no era hora de poner suero y que no había doctor para atenderlo, y a él le sobrevino un infarto y murió en mis brazos”, acusó molesta la hija del octogenario hoy occiso.

“En el caso de mi papá fue negligencia médica, me hubiesen dicho, yo me lo llevo a otro hospital o a Villahermosa, pero solo lo internaron para que aquí se muriera, este es un hospital donde sino te mueres ellos te matan”, señaló la mujer originaria de la ranchería Zacatecas.