Gobierno de Trump pide a familia de Texas vender su terreno para el muro

El Gobierno de Estados Unidos ya inició el proceso de solicitud de compra de terrenos en la frontera con México para construir el muro prometido por el Donald Trump. De acuerdo con el portal Texas Observer, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas inglés) notificó a una familia cerca de Los Ebanos, Texas, la intención de comprarles un terreno y en caso de que se nieguen a hacerlo podría ser expropiado.

La semana antes de la inauguración de Donald Trump, Yvette Salinas recibió una carta que había estado temiendo desde hace años: aviso legal que el DHS quiere construir un muro fronterizo en la tierra de su familia cerca de Los Ébanos”.

El portal explica que el documento de 21 páginas, titulado “Declaración de Toma”, fue enviado a María Flores, madre de Ivette que junto a sus hermanos es dueña del terreno. La carta ofrecía 2 mil 900 dólares por 1.2 acres, alrededor de 4 mil 856 metros cuadrados, cerca del Río Bravo. Si ella decide no aceptar la oferta, la tierra podría ser aprovechada por un dominio eminente, señaló el portal. “Da miedo cuando lo lees […].

Se siente como que se tiene que firmar”, dijo Salinas a Texas Observer. El terreno ha estado en su familia desde varios años atrás, al menos 5 generaciones, y es usado por uno de los tíos de Ivette para su ganado. Salinas, de 29 años, dice que su familia no quiere renunciar a su tierra, y que están consultando con abogados para decidir qué harán. “Pero la lucha contra el Gobierno federal podría significar pasar años en la corte. Si pierden, el DHS podría tomar sus tierras sin compensación”, alertó el sitio web. “No queremos esta pared [..].

Pero nosotros no queremos ser demandados por el gobierno de Estados Unidos tampoco”, dijo la joven. Según la convocatoria del Gobierno, el muro, que se construiría en tres etapas, tendría 30 pies de altura para que no pueda ser escalada y que debería ser resistente a daños intencionados, en un proyecto que por lo menos demandaría tres años y medio de trabajo, según lo informado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), que además deberá lidiar con la compra de terrenos y expropiaciones.