El poder místico del abrazo de Año Nuevo

Algunos creen que abrazar a otra persona es abrir los brazos y ya está.

Primero que todo, hay que entender que el abrazo es un ejercicio que ayuda al inconsciente a liberar la incomodidad y entrega confianza. Además produce químicos naturales del cuerpo, como endorfinas que son muy útiles para controlar la depresión”, dice la especialista en esas demostraciones de cariño.

Eso en la teoría. Sin embargo, en el Año Nuevo, ¿cómo se debe dar un buen abrazo?

Cuando son las 12 de la noche, hay que mirar a la persona a los ojos, extender los brazos y entregar todo el cariño y amor al otro. Tú debes perdonarte a ti mismo por lo que pudiste haberle hecho a tu prójimo, ya sea sin intención o con intención, para que así el abrazo sea señal de cierre de un ciclo.

De hecho, se dice que un abrazo es como la corriente eléctrica. Lo bueno es que aquí la energía no se paga, porque es gratis. “El flujo energético debe venir de ti, por lo tanto tienes que hacerlo circular y entregársela al otro”, aclara.

– ¿Se vale empujar o apretar un poquito?
– Tienes que entender que un buen abrazo nunca tiene que ir con una segunda intención, hay que ser francos. Cuando el abrazo es con una persona de confianza, por supuesto, hay que darle con todo.

– ¿Y hay alguna otra técnica que recomiende?
– Mm… No, que sea lo más cómodo posible. Y que se centren en la energía que entregarán. Hay que recordar que el significado está en cerrar el año que se va, para recibir el ciclo que viene

Un fuerte abrazo.