Acapara más de 117 mil miradas

La muestra “Una nueva mirada. Espacio de Diego y Frida”, de la cual nueve piezas serán prestadas o a la muestra “Frida y Diego en Detroit”, del Institute of Arts, en Estados Unidos, fue vista por 117 mil 526 personas de marzo a noviembre de 2014, en el Museo Dolores Olmedo.
La colección más grande Diego Rivera (1886-1957) y Frida Kahlo (1907-1954), que se exhibe en el espacio museístico de manera permanente, plasma las diferentes temáticas que abordaron ambos artistas a lo largo de su trayectoria.
“Retrato de Ruth Rivera”, “La canoa enflorada”, “Maternidad mecánica”, “Accidente”, “Autorretrato, “Retrato de Eva Frederick”, “Hospital Henry Ford”, “Unos cuantos piquetitos” y “Autorretrato (Cabeza con cachucha roja), son las obras que viajarán a Detroit en calidad de préstamo, del 15 de marzo al 12 de julio de 2015.
En la muestra, inaugurada el pasado 11 de marzo con un renovado discurso museográfico, el público puede admirar piezas como el dibujo que Rivera realizó de su madre cuando tenía 10 años de edad.
Autorretratos lápiz en diferentes tamaños y colores, figuras prehispánicas, así como imágenes alusivas a la clase trabajadora y política del país, también forman parte de la muestra
El nuevo discurso museográfico presenta la obra de Diego Rivera y Frida Kahlo de manera temática-cronológica. Los muros en los que cuelgan las obras lucen distintos tonos, elegidos luego de diversas pruebas para resaltar las características plásticas de los óleos y acuarelas que se presentan.
La colección incluye la etapa cubista y de vanguardia artística de Rivera, que datan de 1907 a 1914, época en la que vivió en Francia y España, países en los que realizó “El joven de la estilográfica” y “Autorretrato con chambergo”.
Otra sala alberga la colección de litografías para la serie de murales de la Secretaría de Educación Pública; apuntes para los murales de la Universidad de Chapingo; bocetos de murales portátiles y la obra “Fondos congelados”, hechos para el MoMA en 1931.
Además, se observan desnudos de la bailarina afroamericana Maudelle Bass, la litografía “Desnudo de Frida” y el boceto de “Desnudo con alcatraces”.
Otros autorretratos son los de Dolores Olmedo vestida de tehuana, así como los retratos de sus hijos y de personajes de la cultura nacional como Pita Amor, José Pomar, Angelina Beloff y Alberto J. Pani.
A la obra de Frida Kahlo se destinaron dos salas, en las que se exhiben “Mi nana y yo”, “El camión”, “Fantasía”, “Frida y el aborto”, “Unos cuantos piquetitos”, “Hospital Henry Ford” y “La columna rota”, entre otras.
“Una nueva mirada. Espacio de Diego y Frida” incluye obras de Rivera como “En las afueras de Toledo”, “El picador”, “El matemático”, “Paisaje Normandía”, “Fusilamiento de Maximiliano de Habsburgo”, “Taladro neumático”, “El niño del taco”, “Las frutas de la tierra”, “La maestra rural”.
Así como “El sueño”, “El líder campesino Zapato”, “Bailarina en reposo”, “Desnudo de Frida Kahlo”, “Autorretrato de María Barrientos”, “Retrato de Irene Phillips Olmedo”, “Retrato de Eduardo y Carlos Phillips”, “Retrato de Pita Amor” y “Retrato del ingeniero Alberto J. Pani”, entre otras.