Noticias de Tabasco

Alertan por casos de lepra en Tabasco

En menos de dos años se han registrado en Tabasco tres casos de lepra, de acuerdo al último reporte del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica hasta el corte del 31 de diciembre de 2018. El reporte de la semana 51, señala que el tercer caso de lepra se presentó en una mujer que vive en Balancán, una zona que colinda con el estado de Campeche y el vecino país de Guatemala.
En el mes de septiembre del 2018, se registró el primer caso de lepra en el año, en una persona del sexo masculino, habitante de la comunidad de Apatzingan, en Balancán.
Cabe mencionar que a medidados del 2017, la Secretaría de Salud, reconoció que luego de 39 años de mantener erradicado el virus en Tabasco, una mujer originaria de Michoacán fue diagnosticada con la enfermedad, en la misma comunidad del municipio fronterizo. Por lo que con la incidencia reportada recientemente, ya suman, tres personas con lepra, detectados en menos de dos años, en la comunidad de Apatzingan, Balancán.
Es necesario señalar que la lepra, es una enfermedad infecciosa causada por la bacteria Mycobacterium leprae. Esta enfermedad provoca úlceras cutáneas, daño neurológico y debilidad muscular que empeora con el tiempo. Esta enfermedad, no es muy contagiosa y tiene un largo período de incubación (tiempo antes de que aparezcan los síntomas), lo cual dificulta saber dónde y cuándo alguien contrajo la enfermedad.
Los niños son más propensos que los adultos a contraerla. La mayoría de las personas que entran en contacto con la bacteria no desarrollan la enfermedad.
Esto se debe a que su sistema inmunitario es capaz de combatir la bacteria. Los expertos piensan que la bacteria se disemina cuando una persona inhala las pequeñas gotas en el aire liberadas cuando alguien con lepra tose o estornuda. La bacteria también se puede transmitir por contacto con los líquidos nasales de una persona con lepra.
La lepra tiene dos formas comunes: la tuberculoide y la lepromatosa. Ambas formas ocasionan úlceras en la piel. Sin embargo, la forma lepromatosa es más grave. Esta produce grandes protuberancias e hinchazones (nódulos)