Dietas

Alimentación saludable durante las vacaciones

Agosto es, sin duda, el mes de vacaciones por excelencia, y qué son las vacaciones si no un cambio total en nuestras rutinas diarias. Y claro, una de las principales cosas que se ven afectadas en esos cambios es nuestra alimentación.

Una alimentación sana y equilibrada debe ser un hábito y podemos conseguir mantenerlo durante las vacaciones con algunas ideas o consejos básicos que nos permitan disfrutar de los caprichos veraniegos sin descuidar nuestra alimentación.

Y es que puede ser más fácil de lo que pensamos, teniendo en cuenta que en esta época del año podemos encontrar una gran variedad de frutas muy apetecibles, ricas en agua y vitaminas y muy bajas en grasa. Aprovechemos pues esta oportunidad para prepararnos, como primeros platos, ensaladas de frutas o gazpachos frescos que nos hidratan y nutren a partes iguales. Podemos acompañarlos con un segundo plato que incluya un pescado azul o una carne magra que nos aporte la proteína necesaria para mantener nuestra dieta equilibrada. No nos olvidemos de incluir las harinas integrales (pan, cereales, pastas…) que nos proporcionaran energía y fibra para que nuestro cuerpo “funcione” mejor en estos días de cambios de hábitos.

Es importante que continuemos con las 4-5 ingestas al día manteniendo los horarios en la medida de lo posible y permitiéndonos algún capricho, pero intentando compensarlo. Por ejemplo, podemos reservar los helados para las meriendas en lugar de tomarlos como postre, y si queremos que este tentempié sea aun más saludable, podemos elaborarlos nosotros mismos con leche semidesnatada o yogures. Una merienda muy rica y a la vez sana podemos obtenerla preparando un vaso de leche semidesnatada con una cucharada de cacao en polvo e introducirlo en el congelador hasta que se granice. Si acompañamos este granizado con alguna galletita integral tenemos una merienda ideal para los niños.

El calor y el tiempo libre propios del verano también nos llevan a que tomemos más refrescos azucarados de lo habitual, por lo que un sustituto sano y sabroso para éstos son los zumos de frutas naturales bien fríos, tés y otras infusiones con hielo. Es lo que podemos llamar “refrescos saludables”. Hoy en día tanto en supermercados como en tiendas especializadas encontramos una gran variedad de tés de sabores muy apetecibles, que son completamente libres en azúcares, y que tomados con mucho hielo son ideales para sustituir a los clásicos refrescos de cola o naranja que solo nos aportan gas y muchas calorías vacías.

Si tenemos la suerte de pasar unos días en un hotel con bufet libre, donde la oferta de comida es muy amplia y la tentación de probarlo todo muy grande, debemos evitar las ingestas copiosas de una sola vez, tomando las raciones en platos de postre, recurriendo a alimentos ligeros e ignorando aquellos guisos muy elaborados o con salsas que además nos pueden ocasionar alteraciones digestivas.

Si nuestras vacaciones transcurren en un país distinto al nuestro, con diferente cultura culinaria debemos prestar especial atención sobre todo en las especias o condimentos picantes que utilicen para cocinar ya que pueden ocasionarnos molestias gástricas.

Por último, y también muy importante, no olvidemos el ejercicio físico diario aprovechando la playa o la piscina para nadar, pasear o realizar algún otro deporte al aire libre.

Se agradecen las acciones sociales para que el artículo llegue a más personas ? síguenos en Facebook en https://www.facebook.com/DiariodePalenque/