Cancel Preloader

La diosa Tlaltecuhtli

 La diosa Tlaltecuhtli

AGENCIA:
MÉXICO

Tlaltecuhtli era un monstruo con articulaciones llenas de ojos y bocas con las cuales mordía como una bestia salvaje. Para aplacarla y crear la vida, dos de los hijos de la pareja creadora, los dioses Quetzalcóatl (Serpiente emplumada) y Tezcatlipoca (Espejo humeante), se transformaron a sí mismos en dos grandes serpientes, ambos dioses desgarraron al gran lagarto Tlaltecuhtli por la mitad.
Una parte sirvió para formar el firmamento, la otra para hacer la tierra. Posteriormente, los dioses hicieron con las partes de su cuerpo todas las cosas de la vida: su pelo se convirtió en árboles, sus bocas, en grandes ríos y profundas cuevas; y sus narices en montañas.
Tlaltecuhtli a través de su muerte y resurrección, se convierte así en símbolo de la renovación constante mediante el sacrificio.
Esta escultura mexica mide 4.17 x 3.62 metros, con 40 centímetros de espesor y un peso aproximado de 12 toneladas, fue descubierta entre las ruinas del Centro Histórico de la Ciudad de México frente al Templo Mayor.

Notas Relacionadas