Previenen escasez de carne

Desde el inicio de 2022, el aumento en el kilo de cualquier tipo de carne no solo ha afectado los bolsillos de las familias chiapanecas, sino también de aquellas personas que se dedican al comercio de cualquiera de estos productos de origen animal.
En los últimos meses, las carnes de pollo, res y puerco han aumentado hasta 40 pesos por cada kilo, obligando a muchas familias a restringir su consumo y a los comerciantes a buscar estrategias para mantener sus ventas.
El aumento en el costo de estos alimentos, de acuerdo con algunos locatarios del Mercado Juan Sabines de la capital chiapaneca, obedece a la escasez de estos animales en el estado, situación que se ha acrecentado derivado de la exportación excesiva de ellos.
Juan Morales Sánchez, presidente de la Unión de Tablajeros de este centro de abastos, señaló que por estos incrementos, las ventas han caído hasta en un 50% en comparación con 2021, último año en el que pudieron mantener los costos a los que ofertaban este producto.
“Venimos arrastrando otras situaciones que ya vienen golpeando lo que es la venta, ya no es lo mismo. Una persona que consumía a la semana tres kilos de carne ya solo consume uno”, puntualizó en entrevista.
Mencionó que sus clientes suelen acudir incluso una vez cada quince días por el abasto de este producto, que ha subido su precio hasta 40 pesos más que el año anterior, pasando de 140 a 180 pesos por kilo.
Exhortó a la población a entender que estos factores afectan a todos por igual, pero no por ello se debe dejar el consumo local de lado, ya que ellos también son cabezas de familia que necesitan ajustar el presupuesto familiar para solventar sus gastos.
“Una cosa es que les digo a las amas de casa, les puedo asegurar que los cortes de carne que nosotros tenemos son de calidad y a precios económicos en comparación con los supermercados”, dijo.