MUNDO TLACUACHE

Por Agustín Ramírez Isidro
México 2026

 

Han pasado 36 años desde el último mundial de fútbol de primera categoría pisó tierras mexicanas, en aquel lejano México 86.

Hemos pasado por diversos eventos deportivos desde entonces, como los pre mundial de diversas categorías con miras a copas mundiales de fútbol juveniles, los Juegos Olímpicos, donde se han obtenido grandes resultados.

Sede de juegos panamericanos, como en Guadalajara 2011, o los Centroamericanos, en Veracruz 2014.

El último pre mundial fue rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde el combinado nacional obtuvo la medalla de bronce.

Ahora el país recibirá, lo que algunos dicen, las migajas de un mundial de gran envergadura.

Con 48 selecciones en el pie del cañón para ese momento, FIFA pretende modernizar el esquema mundialista que no se había modificado desde Francia 98, cuando tras un exitoso certamen en USA 94, se pasó de 24 a 32 equipos.

Para mantener parte del formato, sin necesidad de introducir de nuevo a los mejores terceros, FIFA designó que serán 16 grupos de tres equipos, donde los dos primeros lugares pasarán a los dieciseisavos de final, para después ajustarse al formato de eliminación directa actual.

Es decir, de los octavos hasta la final.

Serán 80 partidos en total.

La UEFA, que es la confederación europea de FIFA con más miembros, 55 en total, tendrá derecho a 16 cupos, representando el 29% de sus miembros. Para el certamen en Qatar, serán 13 cuadros.

La CAF, el representante de la región asiática, con 54 miembros, tendrá derecho a 9 cupos, siendo el 17% de sus miembros. Para Qatar asistirán 5 equipos.

La AFC, agrupación de países africanos, con 46 en total, tendrá derecho a 8 cupos, siendo el 17% de sus miembros. Hasta Qatar, tenía derecho a 4 cupos y el último lugar, el quinto, deberá decidirse entre el medio cupo de otra confederación.

La CONCACAF, la bendita CONCACAF, tiene derecho a seis cupos para sus 35 miembros. Esto es el 17% de sus miembros. Esta confederación es todo el continente américano, excepto los 9 países hispanohablantes y Brasil en sudamerica. Hasta Qatar, esta región tenía derecho a tres cupos y medio.

Conmebol, donde se agrupan 9 titulos mundiales entre Brasil, Argentina y Uruguay, además de solo 10 equipos, se les dará 6 cupos. Dos más que el actual orden y el 60% de sus miembros. En la última clasificación para el mundial, tenía derecho a cuatro cupos y medios.

Finalmente, la OFC, agrupación que es dominada por Nueva Zelanda, ademas de que el resto de sus 11 miembros son archipielagos e islas, tendrán derecho a un representante, siendo el 9% de sus miembros, cuando antes era solamente medio cupo que era competido por el cuarto lugar de CONCACAF.

El único país que estará clasificado, es el anfitrión, siendo para 2026 la FIFA quien determinará cual de los tres será el elegido como designado a este cupo.

 

ESTADIOS

Serán 16 estadios las sedes de los 80 partidos, de los cuales México y Canadá recibirám 10 cada uno, en fase de grupo, y los 60 sobrantes, pero más importantes, serán en territorio estadunidense.

En el caso de México, solo tres estadios cumplen con los requisitos de ser sede de partido mundialista: Estadio Azteca (CDMX), Estadio Akron (Zapopan, Jalisco) y Estadio BBVA (Guadalupe, NL).

Estados Unidos tendrán 11 sedes en diversas ciudades del extenso mapa: el AT&T Stadium en Dallas, Texas, el Mercedes-Benz Stadium, en Atlanta.

El magnifico y más moderno estadio del mundo y, en mi opinión, reciento que deberá ser sede de la final, es el SoFi Stadium, en Los Angeles, que le ganó la partida al Rose Bowl.

En Houston el NRG Stadium recibirá juegos mundialistas, támbien el Levi´s Stadium en San Francisco y el Lumen Field de Seattle, recibirán juegos.

En la ciudad de Kansas, el Arrowhead Stadium, junto al Gillete Stadium en Boston, el Lincoln Finalcial Field de Philadelphia, el Hard Rock Stadium de Miami, que fue sede del Super Bowl en el inicio de la pandemia y el ya histórico Metlife Stadium de Nueva Yor, al que FIFA le hace ojos para ser sede de la final, tendrán la suerte de ser sede de partidos de fútbol mundialista.

Canadá, por otro lado, recibirá juegos en el BMO Field, de Toronto, y BC Place, en Vancuver.

 

MUNDIAL DISFRAZADO

A los que llevamos siguiendo a la FIFA desde hace tiempo, no solo en el tema deportivo, sino en el tema politico y economico, sabemos que el mundial que ha sido denominado por el comité de la candidatura como UNITED 2026 es un buen intento de unidad internacional en tiempos de Donald Trump y de estar a la altura de lo que propuso Gianni Infantino, actual mandamas de FIFA, al extender de 32 a 48 selecciones a jugar.

Pero tambien es un pago de quienes sobrevivieron a la purga de Estados Unidos por los delitos fiscales cometidos por miembros de la UEFA, Conmebol y CONCACAF que una corte de Nueva York desató en 2015, durante el congreso que estaba por darle México la sede única de este mundial, en un congreso del ente rector del fútbol en Nueva York.

Entre los involucrados a los que el escandalo no salpicó fue a Televisa, mismos que aplaudieron con ganas recibir unos cuantos juegos.

¿FIFA le está pagando a Estados Unidos el favor de solo llevarse a Joseph Blatter y su pandilla de presidentes de confederaciones corruptos que le robaron al vecino del norte la sede del 2022, que terminó siendo comprada por Qatar? La repartición de las sedes, más allá de la logistica que tanto justifican, es la mayor muestra.

¡NOS VAMOS AL MUNDIAL!, dijeron algunos en la cancha del derruido Estadio Azteca y de los casi incomunidados Estadio Akron y Estadio BBVA.