Corte Suprema de EU revoca derecho al aborto

La Corte Suprema de Estados Unidos anuló ayer el caso Roe contra Wade y eliminó el derecho constitucional al aborto después de casi 50 años, en una decisión que transformará la vida de quienes viven en el país, reconfigurará la política y podría llevar a la prohibición total del procedimiento en cerca de la mitad de los estados.

El fallo reivindicará un proyecto del Partido Republicano que se ha extendido por décadas de instalar jueces conservadores dispuestos a rechazar el precedente, que había sido reafirmado repetidamente por cortes anteriores. También será uno de los legados más significativos del presidente Donald Trump, quien prometió nombrar jueces que anularan Roe. Los tres jueces designados por él estaban en la mayoría en el fallo de 6 a 3.

La decisión, que resonaba a un borrador de opinión filtrado y publicado por el sitio Político a principios de mayo, se traducirá en un país fuertemente dividido en el que el aborto estará severamente restringido o prohibido en muchos estados republicanos, pero seguirá estando disponible libremente en la mayoría de los estados demócratas.

La sentencia de ayer se basa en una ley de Misisipi que se contentaba con reducir el límite de tiempo legal para abortar. Desde la audiencia judicial de diciembre, varios jueces habían insinuado que tenían la intención de aprovechar la oportunidad para revisar la jurisprudencia de la Corte.

Clínicas de Misuri, Dakota del Sur o Georgia que practican abortos van cerrando sus puertas una tras otra, pero estados demócratas, como California o Nueva York, se comprometieron a defender el acceso a la interrupción del embarazo.

Tras el fallo, cientos de personas expresaron su alegría o tristeza delante de la Corte Suprema, en Washington.

Cuando la Corte decidió Roe en 1973, estableció un marco para regular el aborto basado en los trimestres del embarazo. En el primer trimestre, no permitía casi ninguna regulación. En el segundo, permitió regulaciones para proteger la salud de las mujeres. En el tercero, permitía a los estados prohibir el aborto siempre que se hicieran excepciones para proteger la vida y la salud de la madre.