“En esta vida se gana o se pierde, pero se hace”

“Orgullosa de su comida y cocina, Celia Martínez Herrera, pudo sacar adelante a sus hijos por si misma tras la muerte de su esposo, algo que los dejaría sin hogar y sin posibilidades.”

GUSTAVO LAINES: PALENQUE

Con 31 años de experiencia en el mundo de la gastronomía, Celia Martínez Herrera, es propietaria de su propio restaurante, el cual relató, le ha ayudado a superar las adversidades tras el fallecimiento de su esposo.
Originaria de Salto de Agua, Chiapas, Celia tenía una familia abundante, hasta el día del fallecimiento de su pareja, algo que según relató, fue un duro golpe que los habría dejado desestabilizados tanto emocional como económicamente.
Luego de esta tragedia, comenzó el proceso de recuperación, pues con sus hijos como estandarte, tenía que buscar la forma de salir adelante para poder darle los estudios a cada uno de sus pequeños.
Con este objetivo, Celia comenzaría un nuevo negocio de cocina, en el cual, declaró, encontró una fuente de ingresos estable que la ayudó a cumplir con la promesa de darle la mejor herencia que un padre podría darle a su hijo; el estudio.
“De este negocio, salió para darle a mis hijos la carrera que tienen hoy en día.” Dijo Celia Martínez, al tiempo de agradecer a dios por su trabajo, algo a lo que aseveró, “dios siempre me ha dado más de lo que yo necesito.”
Actualmente, se encuentra feliz de continuar trabajando en la cocina, pues con la satisfacción de que sus hijos ya son profesionistas, casados y con hijos, siendo este su promesa cumplida.
Pese a lo difícil que pudo ser al principio, Celia recuerda todo lo vivido con gran nostalgia, sin embargo, dijo una frase que describe la valentía que la llevó a salir adelante: “en esta vida se gana o se pierde, pero se hace.”