El primer ministro Boris Johnson viajó este sábado a Kiev para demostrar la “solidaridad” británica con Ucrania, que desde hace más de seis semanas resiste a la invasión de las tropas rusas, indicó Downing Street.

Jonhson fue a Ucrania “para reunirse personalmente con el presidente Volodimir Zelenski, en un gesto de solidaridad con el pueblo ucraniano” y con la intención de “presentar un nuevo paquete de ayuda financiera y militar” a este país de Europa oriental, precisó un portavoz del primer ministro británico.

Poco antes, un miembro del gabinete de Zelenski colgó en Facebook una foto en la cual se ve a Johnson vestido con un traje oscuro, sentado frente a Zelenski, ataviado con el jersey de color caqui que usa en sus apariciones públicas desde el inicio de la guerra.

“Gran Bretaña lidera el apoyo militar a Ucrania, lidera la coalición antiguerra, lidera las sanciones contra el agresor ruso”, escribió el asesor presidencial ucraniano, Andriy Sybiha.

El viernes, Zelenski recibió a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Von der leyen fue junto al jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell y al jefe del gobierno eslovaco, Eduardo Heger, a la localidad de Bucha, cerca de la capital ucraniana, donde aparecieron decenas de cadáveres con vestimenta civil tras haber estado ocupada por las tropas rusas durante semanas.

Johnson es el primer jefe de Estado o de Gobierno de las potencias del G7 que viaja a Kiev desde el inicio de la invasión, el 24 de febrero. Ese grupo de economías avanzadas está formado por Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y Japón.