La tarde del miércoles López Obrador llegó a Tabasco acompañadode su esposa Beatriz Gutiérrez Müller para después trasladarse a Palenque, Chiapas, donde pasará los días de asueto por Semana Santa.

Durante su conferencia mañanera dijo que no utilizaría el Aeropuerto Felipe Ángeles (AIFA), pues no hay viajes a la capital tabasqueña por las tardes pero que utilizaría el Aeropuerto Internacional Benito Juárez.

“Cuando yo pueda lo hago, es un aeropuerto de primera, de lo mejor que hay, lo que pasa es que todavía, poco a poco, van a ir sumándose más vuelos. Pero ahí se van a ir serenando poco a poco. Hacía falta un buen aeropuerto como el Felipe Ángeles, hemos enfrentado muchos obstáculos, amparos, descrédito, campañas de desprestigio. Pero ahí van las cosas”, dijo esta mañana.

Además de bromear con hacer la competencia a un medicamento contra las rozaduras a quienes rechazan el AIFA, también afirmó que el aeropuerto Felipe Ángeles cada vez brindará mejores servicio y que en cuanto corresponda el horario, va a comprar un vuelo y lo va a usar, “claro que sí”, afirmó.

Entre los personajes que criticaron al mandatario por no usar el AIFA se encontró el influencer Chumel Torres quien usó su cuenta de Twitter para argumentar que el presidente López Obrador conoce la mala calidad de las instalaciones del inmueble, hecho por el cual no las utilizó.

Más tarde al llegar a la capital tabasqueña, fue recibido por sus seguidores quienes le brindaron un saludo de mano y hasta le regalaron un coco. El presidente aprovecho para decir que el estado de Tabasco es el lugar donde se siente “mas a gusto y más protegido”.

En su cuenta de Twitter afirmó que estaba en deuda con su estado después que registró el primer lugar nacional en participación en la consulta de Revocación de Mandato con 627 mil 590 votos, lo que representó el 35.9 por ciento de la Lista Nominal estatal del Instituto Nacional Electoral (INE).

“Tras votación de #Revocación “le quedó a deber a mi pueblo, a mi tierra y a mi agua”, dijo el presidente.

El rancho “La Chingada” es propiedad del presidente a la que asiste con su familia para descansar en vacaciones. La finca abarca una superficie total de 13 mil 341 metros cuadrados y su precio ronda entre los 347 mil 900 pesos.

La propiedad cuenta con una laguna y está ubicada en la entrada a la cabecera municipal de Palenque, en el tramo carretero Pakal-Ná-Palenque y el camino que marca la entrada está rodeado por palmeras repletas de cocos.

Según testimonios de personas que viven cerca del lugar, la casa tiene una fachada modesta, como cualquier otra y cuenta con un portón negro que de acuerdo a los vecinos muy pocas veces han observado que se abra.