Medio Campo

El año de las maldiciones
POR ARSIGA

22 años tuvieron que pasar. Como los 23 años y medio de Cruz Azul sin el campeonato, Atlas rompió la noche del domingo una carga que venía arrastrando.

Aún falta otra, pero la llegada de los zorros de la Academia a una final nos ha puesto a ver que el 2021 es el año del fin de las maldiciones.

La táctica del segundo épico mejor ubicado en la tabla general nos despierta las sensaciones que nos hizo sentir, por ejemplo, que CRUZ AZUL LOGRARA QUEBRAR EL AMARGO PENAR DE UN CUARTO DE SIGLO.

Me emocioné con ver a mi hermana llorando con su titulo. Ella no había visto a Cruz Azul ganar la liga. Lo vio en Copa Mx y la Concachampions, pero la liga, lo más importante.

No conozco a ningún atlista, pero el ver al Jalisco vestido de rojinegros me da entender que por muy limitada que sea la banda de ese club, merecen después de años de espera consagrarse.

No demerito a León, pero romper maldiciones está de moda.

TIGRES DEBUTANDO

Los tigres del Piojo tuvieron su oportunidad de trascender, pero dejaron ir todo por encerrarse atrás.

Dudo, en serio, dudo que el Piojo les haya dicho que se esperaran con línea de 10 a los panzas verdes.

No, Tigres ya es como las selecciones europeas: NO NEGOCIAN EL SISTEMA DE JUEGO.

Podrán llegar los técnicos, pero no pueden modificar la táctica del partido.

Es natural, es normal.

Diez años de seguir el estilo impuesto por el TUCA FERRETI no podrá cambiarse de la noche a la mañana.

Miguel Herrera llegó al VOLCÁN CON MIRAS DE HACER LO QUE HIZO EN AMÉRICA. Con una cartera llena para fichar a diestra y siniestra, afición aplastante, una historia reciente y su estilo de entrenador, lo hace el técnico perfecto.

No es aplicable el #FUERAPiojo, todavía no. Ese club, el de la década, debe acostumbrarse a los proyectos largos que funcionan.

COMO LAS VIEJAS GLORIAS

ESTADOS UNIDOS NO ENVIARÁ DIPLOMATICOS A BEIJING. Duro golpe de Joe Biden, quien parece seguir la línea dura contra los chinos.

No es novedad esto de los boicots, pero al menos esta vez no afecta al deporte.