Luego de que se informara que México no firmó la Declaración de los Líderes de Glasgow sobre los Bosques y el Uso de la Tierra, el cual fue respaldado por más de 100 países reunidos entorno a la COP26, que busca frenar el cambio climático, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó que esta tarde entregó su “unión formal al llamado”.

A través de un comunicado, la cancillería se pronunció luego de que Reino Unido diera a conocer la lista de países firmantes de la declaratoria, en la que México no figuraba.

En el texto, el gobierno mexicano indica que firmó posteriormente el documento.

“La declaración es un compromiso de los líderes del mundo para trabajar de manera colectiva a fin de detener y revertir la pérdida de los bosques y la degradación de la tierra para el año 2030, a la vez de promover un desarrollo sostenible y promover una transformación rural inclusiva”, apuntó la SRE de Marcelo Ebrard.

Asimismo, apuntó que México espera que en los próximos días más naciones se unan a este acuerdo, como las 105, que se adhirieron hoy y entre las que se encuentra el país.

Entre los firmantes de la Declaración de Líderes de Glasgow sobre los Bosques y el Uso de la Tierra están, además de Estados Unidos y los países de la Unión Europea, China y Brasil, cuyo presidente ha sido ampliamente cuestionado por la deforestación de la Amazonía.

La firma de México era fundamental en el acuerdo, toda vez que México es el quinto país con más biodiversidad en el mundo.

Con su firma, los países se comprometen a detener la deforestación en 2030 gracias a 19 mil 200 millones de dólares de fondos públicos y privados, sin embargo, esta medida también es denunciada por ecologistas como una “luz verde para otra década de destrucción forestal”.

En la declaración los países se comprometen a “conservar bosques y otros ecosistemas terrestres y a acelerar su restauración”, así como facilitar políticas comerciales y de desarrollo que “promuevan el desarrollo sustentable” y que “no conduzcan a la deforestación y degradación de la tierra”, entre otros elementos.

Las naciones que han firmado la declaración representan alrededor de 85% de los bosques del mundo. 

México se sumó además al compromiso de reducir las emisiones de metano para 2030.

El nombre de México ya aparece en la declaración sobre deforestación, en el número 70.