¿Es una identidad, una orientación, una expresión, una decisión, una etapa o algo más? La asexualidad es un concepto tan joven y tan complejo, que puede abarcar tantas cosas, que ni siquiera quienes se autodenominan como asexuales han logrado un consenso completo sobre muchos de los rasgos que caracterizan a este grupo.

Sin embargo, es una realidad que cada vez recibe más atención y con la que cada vez más personas en el mundo se sienten identificadas y pueden explicar su forma de vivir su sexualidad; o, quizá, de no vivirla.

Por ello, nos hemos dado a la tarea de recabar e investigar más sobre la asexualidad, y los distintos espectros que la conforman; y así, tal vez, si tienes dudas sobre tu propia vida en ese ámbito, encuentres una paleta de posibilidades con las que quizá te identifiques y descubras que hay personas que se sienten exactamente como tú.

Dado que no se trata de un término en constante evolución, y que no cuenta con líneas rígidas, esto no pretende ser un manual inamovible e irrefutable de la asexualidad, sino una guía para principiantes o una ayuda para quienes quieren adentrarse en el tema.

Así, además de identificar muchos de los espectros que conforman este estilo de vida, podrás ver que algunos asexuales sí mantienen relaciones sexuales; y que no todos los que no tienen sexo son asexuales; o que uno puede ser gay o heterosexual, y al mismo tiempo asexual, ya que la asexualidad no es una orientación sexual del todo.

¿Qué es la asexualidad?

Para empezar, hay que apuntar que a grandes rasgos se entiende por asexualidad la falta de atracción sexual hacia otras personas; y también se le entiende como una categorización general para una serie de subentidades sexuales, las cuales indicaremos a continuación.

Asexualidad - Wikipedia, la enciclopedia libre
Bandera de la asexualidad

Pese a las variaciones que sus integrantes agregan a esta, el término puede referirse a nivel general a «personas con deseo o atracciones sexuales bajas o ausentes, conductas sexuales bajas o ausentes, exclusivamente asociaciones no sexuales ni románticas, o una ausencia tanto de deseos como de conductas sexuales».

Esto, porque podrás ver que algunos de sus integrantes sí llegan a sentir deseo sexual en determinados casos, como luego de establecer vínculos afectivos muy fuertes; o la situación contraria; o porque hay quienes, pese a no sentir ningún deseo, pueden acceder a tener relaciones sexuales para mantener sus relaciones afectivas.

¿Cero erotismo?

De este modo, llega un punto en que al hablar de asexualidad entran conceptos como romanticismo, identidad, fase, y también se encuentran variantes en prácticas como la masturbación, el sexo oral o la penetración.

Entonces, las preguntas podrían ser ¿Los asexuales se masturban o no? ¿acceder a hacer sexo oral, pero no penetrativo, por ejemplo, cuenta como ser asexual?, ¿la asexualidad puede implicar también una falta de conexión romántica con las demás personas?

Daños de la pornografía y la masturbación en el cerebro - CURADAS ©

Y en todos los casos, la respuesta será la misma: depende. No sobra reiterar que la asexualidad es un concepto que abarca múltiples espectros, por lo que sus características no son fijas.

Algunas personas se rehúsan a ciertas prácticas sexuales, sin importar las circunstancias, pero acceden a otras. Y, sin embargo, se autodenominan como asexuales, y esto es completamente válido.

El tema no es un muro de concreto con paredes rígidas, y, pese a los consensos, no existe actualmente una autoridad que valide o descalifique ciertas expresiones que podrían encajar en el término.

No obstante, sí hay algunos conceptos que ya se han acuñado para delimitar distintas formas de asexualidad, y que engloban a sectores de personas que pueden ponerse de acuerdo sobre ciertas características de experimentar esta falta de deseo.

Grisexualidad

El caso de la grisexualidad es cuando sí existe una atracción sexual pero demasiado infrecuente, con algunos teniéndola una o dos veces mientras que otros la tienen más, pero no tanto como las personas allosexuales (que sí experimentan atracción sexual por otros de forma general).

Es, entre los espectros de la asexualidad, el que se entiende como el más general, o el que podrían usar las personas que se identifican simplemente como asexuales, antes de llegar a quienes de plano viven en un estado de celibato, sea por decisión o falta de deseo.

A grandes rasgos, entran en la grisexualidad, (un término paraguas, porque cubre a varias expresiones) estas distintas posibilidades:

  • Se experimenta atracción sexual de forma infrecuente.
  • Se experimenta atracción sexual de forma débil.
  • Se experimenta atracción sexual en circunstancias específicas.
  • Hay incertidumbre sobre si sienten atracción sexual.
  • Experimentan atracción que es ‘ambiguamente sexual’. 
  • Experimentan atracción que no es completamente sexual.
  • Se sienten separados de la atracción sexual. 
Los grisexuales: ¿Quiénes son y qué les atrae? - Los Replicantes
Bandera grisexual

Demisexualidad

Comúnmente conocida como “la quinta orientación”, la demisexualidad es lo que experimentan aquellas personas que exclusivamente pueden entablar relaciones sexuales con personas con las que han generado un vínculo afectivo fuerte.

Ojo, así como hay personas que entran en esta condición por mera decisión (en algunos casos moral o ideológica), también están quienes lo hacen por una auténtica falta de deseo, el cual sólo pueden desarrollar alimentando una conexión emocional con quien será su pareja sexual.

Quienes llaman a la demisexualidad la quinta orientación, la colocan detrás de:

  • Heterosexualidad (atracción por el género opuesto)
  • Homosexualidad (atracción por el mismo género)
  • Bisexualidad (atracción por ambos géneros)
  • Asexualidad (no existe atracción)

Sin embargo, cabe destacar que esta propuesta no contempla otras orientaciones distintas, como la pansexualidad.

*Asexualidad y orientación. Además, esta perspectiva pasa por alto el hecho de que una persona puede ser demisexual y también heterosexual; u homosexual y demisexual; u otras mezclas, pues, como se ha planteado antes, la asexualidad y sus espectros no necesariamente son orientaciones, y todas ellas pueden estar acompañadas de su propia orientación.

Qué es ser DEMISEXUAL: características y bandera
Bandera demisexual

Fraisexualidad

Es el caso opuesto a la demisexualidad. Mientras que unos no pueden establecer relaciones sexuales sin un vínculo afectivo, para los fraisexuales una conexión emocional puede ser un obstáculo a la hora de experimentar su sexualidad.

Hay quienes simplemente los definen como “personas que sienten atracción sexual por individuos que apenas conoce, hasta que empieza a conocerlos y pierde por completo el interés”.

Los móviles son variados: hay, por ejemplo, a quienes les aburre la idea de repetir una conexión sexual con una persona con la que ya lo hicieron anteriormente. No obstante, incluso hay casos de personas que, por experiencias del pasado, desarrollan una asociación negativa entre el concepto afecto y el ámbito sexual, por lo que hacerlo con alguien con quien con quien mantienen un vínculo afectivo podría derivar en un sentimiento de usanza e incomodidad.

Eromamba: Asexualidad Parte I : ¿Qué es la asexualidad?
Bandera fraisexual

Arromanticismo

¿Recuerdas que hace unas líneas hablábamos de la relevancia del romance en los espectros de la asexualidad? Bueno, pues tal vez este sea el caso en el que más importa traer el tema a colación.

Los arrománticos –o “arros” como abreviatura– son individuos que no sienten una atracción romántica. No se trata de un disgusto por las expresiones románticas.

Para ser un “romántico” de orientación, no te tienen que gustar las flores, ni las cajas con forma de corazón. El arromanticismo es simplemente el deseo fundamental de no querer estar en una relación romántica.

Ojo, aunque la idea puede confundirse un poco con la fraisexualidad, la diferencia básica es que la persona arromántica simplemente se rehusará a establecer una relación romántica típica. Por decirlo de algún modo, se rehusará a un noviazgo. Esto no necesariamente repercute en su deseo sexual.

Una persona puede ser arromántica y sin embargo disfrutar del sexo; pero también puede ser arromántica y asexual al mismo tiempo.

En otras palabras, la diferencia entre los fraisexuales y los arrománticos es que, en el más que el hecho de que un vínculo afectivo pueda repercutir en su apetito sexual, los segundos simplemente se rehúsan a formar este tipo de lazos románticos.

Por otra parte, los fraisexuales sí pueden mantener relaciones románticas, donde, naturalmente, es común la ausencia de una vida sexual.

Orientación romántica - Wikipedia, la enciclopedia libre
Bandera arromántica

La excepción hace la regla

Aunque parezca un disco rayado, al terminar de leer todos estos conceptos, es menester tener presente en todo momento que dichos términos no son inamovibles, y que puede haber diferencias sustanciales incluso entre personas que forman parte de una misma subexpresión asexual.

Así, podemos encontrarnos con personas grisexuales o fraisexuales que aceptan tener relaciones sexuales, pese a no sentir ningún deseo de hacerlo, con tal de mantener un noviazgo.

También, como se mencionó anteriormente, puede haber personas que se rehúsan a determinadas prácticas, pero no a otras. Por ejemplo, un demisexual que, si bien, acepta tener coito penetrativo con otras personas, otras experiencias, como el sexo oral, sean exclusivas de momentos en los que ha llegado a una fuerte conexión afectiva.

En suma, las posibilidades son casi infinitas, y si has optado por acercarte a este texto porque conoces a una persona que se asume como asexual y te gustaría entender más con respecto a su forma de vivir su sexualidad, quizá el consejo ideal sea preguntarle más a fondo sobre la manera en que vive en el espectro de manera personal, más allá de esperar que se apegue, o no, a alguno de estos tipos de asexualidad.

Del mismo modo, si llegas a este texto porque tienes dudas sobre tu propia sexualidad (o asexualidad), no te abrumes. Recuerda que es un tema flexible, con el cual puedes identificarte mediante alguno de sus espectros, pero no es necesario que te autocategorices si sientes que ningún tipo de asexualidad te define del todo, o todo el tiempo.

De hecho, hay quienes apuntan que la asexualidad puede ser temporal, pues hay para quienes el deseo sexual es intermitente; y, si bien, hay etapas en las que no experimentan ningún impulso, hay momentos en los que esta falta de apetito desaparece. De nuevo, esta no es ninguna regla.

Al final, se trata de vivir tus propias experiencias libre de prejuicios, conforme a lo que sientes en en cada momento de tu vida, y hablándolo abiertamente con las personas que pudieran estar involucradas en este plano.