Una broma muy pesada

Palenque desayunaba con la posibilidad de un cuerpo embolsado en un fraccionamiento de la ciudad, resultando ser finalmente una jugarreta que divirtió a unos pero enojó a otros.

Gustavo Laines: Palenque

Eran las 8:30 de la mañana del miércoles 12 de octubre, cuando se recibió un reporte que puso a todo Palenque con “el Jesús en la boca”, la alerta de un cadáver, dentro de una bolsa negra y envuelto con cinta canela, que fue encontrado en el monte, dentro del fraccionamiento Las Flores.

Diferentes cuerpos policiacos se movilizaron en cuanto recibieron la notificación, desde la policía municipal, hasta la guardia nacional, se podía escuchar sonar las sirenas que pasaban con gran rapidez por las calles de la ciudad.

Medios de comunicación transmitían sin parar, la noticia más abrumadora que Palenque había tenido desde hace mucho tiempo, mientras que todos los que eran testigos de tan atroz acto, se preguntaban ¿de quién podría ser el cuerpo que contiene aquella bolsa negra?

¿Quién era el
‘embolsado’?

Que si se trataba del “hijo de tal señora”, que, si era “fulanito de tal” por qué andaba en malos pasos, un sinfín de suposiciones se podían escuchar entre quienes observaban aquel supuesto “cuerpo”.

Mientras los minutos avanzaban, crecía la incertidumbre y el morbo de quienes no despegaban la mirada de las transmisiones en vivo de los medios de comunicación.

Con la zona acordonada y el “cuerpo” a la vista de todos, los peritos arriban al lugar para realizar las tareas de revisión de la zona, buscando elementos que les ayude a saber un poco más sobre aquella bolsa y su sospechoso contenido.

Manos a
la obra

Sin más rodeos, los peritos poco a poco se van acercando a la sospechosa bolsa; primero, la palpan con los dedos antes de abrirlo, pero, hay algo extraño, su contenido parece ser demasiado suave.

Del otro lado de la cinta de seguridad, quienes espectaban esperando a ver un cuerpo, se llenaban cada vez más de ansiedad por saber el veredicto final que dijera que, efectivamente, se trataba de un cadáver.

Sin embargo, el perito siente algo extraño al tocar la bolsa, por lo que decide ponerle fin a tanta incertidumbre y comienza a abrir la bolsa para revelar su contenido.

La hora de
la verdad

El sudor recorría por la frente de los presentes, quienes, en silencio, veían como abrían la bolsa lentamente.

Para sorpresa de los observadores, el perito abre la bolsa totalmente, captando la vista de todos, esperando ver restos humanos, algún rostro familiar o simplemente algo que los impactase.

Pero todos aquellos minutos de tensión, se volvieron un “no maaam…” cuando el oficial reveló lo que aquella bolsa negra contenía y que había paralizado a Palenque desde tan tempranas horas.

Aquella bolsa en forma de cuerpo humano no era más que una bolsa repleta de basura y hojas secas, que algún humorista ciudadano habría tirado y envuelto en esa figura.

Lo ciudadanos no podían creer, que una simple bolsa de basura había causado la movilización de Policías Municipales, Guardia Nacional, Policía Especializada y elementos del Ejército mexicano, en aquel lugar.

Tras la revelarse la noticia, los elementos de seguridad se retiraron del lugar, los vecinos y la ciudadanía se lo tomaron con mucho humor, a pesar de haberlos mantenido con angustia durante esos minutos.

Sin duda, un hecho que muchos calificaron como una broma de mal gusto, y otros, felicitaron al autor de tal ingeniosidad, pero lo que, si es seguro, es que esta noticia será recordada por los Palencanos.