Ciudad de México.- Hace unos días, Teo González fue operado de emergencia tras sufrir un infarto cuando se encontraba en su casa. Hoy, el querido Comediante de la Cola de Caballo reapareció ante los medios de comunicación y no pudo evitar romper en llanto al hablar sobre su estado de salud.

Fue la mañana del pasado jueves 14 de octubre que el humorista de 60 años de edad con una amplia trayectoria despertó con un fuerte dolor en el pecho, motivo por el que sus hijos los llevaron al instante a un hospital en Guadalajara, Jalisco. Actualmente se encuentra fuera de peligro.

Teo González agradece muestras de cariño

Durante una entrevista con varios medios de comunicación, la cual fue retomada por el programa Sale el Sol, Teo González no pudo ocultar sus lágrimas al tener una segunda oportunidad de vida. El comediante expresó que está feliz por estar vivo y por poder ver a su familia.

Al ser cuestionado sobre qué es lo que más le gustaría hacer, respondió: “Conocer a mi nieto. Se parece a mí, pobrecito. Le tomaron unas fotos a sus ojos y están igualitos que los míos”, bromeó entre lágrimas, lo que provocó la risa de los reporteros.

El famoso, cuyo nombre real es Teófilo Gonzalez Muñoz, mencionó que durante el tiempo que estuvo en el nosocomio recibió “muchas muestras de cariño, muchas, de mis compañeros, de la comedia, del fútbol, amigos y todos ocupados en hacer oración, yo creo que fueron tantos que Dios dijo: ‘Ah, bueno, ahí ‘tá, se los dejo’“, afirmó.

¿Qué le hicieron y cuál es su estado de salud?

El cómico detalló el proceso quirúrgico que le realizaron. Explicó que le destaparon una vena, pues una placa de colesterol se desprendió y provocó que las grasas hicieran una especie de tapón. Afortunadamente, gracias a la rápida reacción de sus hijos de llevarlo al hospital y de los doctores, hoy se encuentra estable.

“ Yo ya no quiero otro, no quiero pasar por esto para asustar a mi familia, asustarme yo. Realmente no hay una causa en específico, no hay antecedentes en mi familia. No sé, me tocó, es como un accidente. (Estoy) muy emocional, las fibras se me mueven mucho, entonces por eso el llanto y el sentimiento, pero siempre he pensado que todo trabaja para el bien”, finalizó.

Información por El Heraldo de México