El equipo inglés del Newcastle, en donde actualmente juega el mexicano Santiago Muñoz, se convirtió este jueves en el club de futbol más rico del mundo, esto luego de que la Premier League aprobara la adquisición del club por un fondo saudita. 

“El club fue vendido al consorcio con efecto inmediato”, indica el texto, precisando que la Premier League “recibió garantías que prohíben legalmente que el Reino de Arabia Saudita pueda controlar el club Newcastle United”.

El Newcastle, que era propiedad de Mike Ashley desde hace 14 años, fue así adquirido por un consorcio que incluye el fondo de inversión saudita, PCP Capital Partners y los hermanos David y Simon Reuben.

Estamos sumamente orgullosos de convertirnos en los nuevos propietarios del Newcastle United, uno de los clubes más célebres del futbol inglés“, declaró en un comunicado el gobernador del fondo saudita, Yasir Al-Rumayyan.

“Damos las gracias a los aficionados del Newcastle por su apoyo de una lealtad increíble desde hace años y estamos muy entusiasmados por trabajar con ellos”, añadió.

La directora general de PCP Capital Partners, Amanda Staveley, afirmó por su parte que se trata de “una inversión a largo plazo”.

Según medios británicos, la oferta se elevaría a 300 millones de libras (333 millones de euros o bien 409 millones de dólares), 12 veces más que el Manchester City y 50 veces más ricos que el PSG.

Antes de la oficialización de la operación, Amnistía Internacional pidió a la Premier League que endureciera los criterios para poder adquirir un club de futbol en Inglaterra.

Con Mohamed bin Salmán, la situación de los derechos humanos en Arabia Saudita sigue siendo desastrosa: los críticos con el gobierno, los activistas por los derechos de las mujeres, los activistas chiitas y los defensores de los derechos humanos siguen siendo acosados y encarcelados, a menudo tras juicios manifiestamente injustos“, declaró el director general de Amnistía UK, Sacha Deshmukh.

En lugar de permitir a gente implicada en graves violaciones de los derechos humanos entrar en el fútbol inglés simplemente porque tienen los bolsillos llenos”, la ONG pidió “a la Premier League cambiar sus criterios (de selección) de los propietarios y directores” de sus clubes.

Sin embargo, los fanáticos del club inglés tomaron a bien la noticia y entre gritos y muchas bebidas al aire celebraron la histórica compra que, a decir de ellos, podrá darle mayor futuro al club.