Estados Unidos.– Un joven de 20 años, confesó que asesinó al menos a 10 niños luego de chuparle la sangre de sus venas y posteriormente arrojar sus cuerpos, por lo que ha sido apodado “El Vampiro”, según informaron las autoridades locales.

Masten Wanjala, fue arrestado en julio por la muerte de dos niños, de 12 y 13 años, fue ahí cuando confesó sus otros asesinatos, presuntamente afirmó que también “les chupó la sangre de las venas” antes de ejecutarlos.

Algunos de los restos de los niños fueron descubiertos en los arbustos, otros se pudrieron en el sistema de alcantarillado.

Presuntamente Wanjala se hizo pasar por un entrenador de fútbol para acercarse a los niños, y en las imágenes de su arresto se lo ve con una camiseta del Everton, luego drogó a sus víctimas, les chupó la sangre y las mató.

Según la policía dijo que la primera víctima de Wanjala fue una niña de 12 años que secuestró hace cinco años, cuando el asesino tenía solo 16.

Cabe mencionar que los asesinato de estos niños provocaron indignación en Kenia, por lo que no sorprende que al escaparse de prisión linchado por una turba después de escapar de la prisión.

Wanjala, escapó de prisión lo que provocó una persecución nacional cuando escapó de su celda en una estación de policía, sin embargo, fue localizado por un grupo de personas que lo asesinó sin piedad.

El gobernador Mike Sonko puso un precio a su cabeza de £ 1,316 libras para cualquiera que pudiera ayudar a “El Vampiro”, pero una multitud furiosa lo encontró a unas 250 millas de distancia en su ciudad natal de Bungoma y lo mató.

Las imágenes muestran su cuerpo tirado afuera de una propiedad en la ciudad rodeado por un grupo de hombres, según informó The Sun.

La policía está confirmando la identidad del cuerpo linchado, pero según dicen los lugareños que fue identificaron por la policía como Wanjala.

Con información de El Debate.