El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo estar dispuesto a que haya modificaciones en la Reforma Eléctrica siempre y cuando no se cambie la esencia de la misma. 

En conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional, el titular del Ejecutivo Federal dijo que los legisladores pueden hacer cambios sin que se afecte la rectoría de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el manejo de la industria. 

Sí, siempre y cuando se mantenga la esencia de la iniciativa. ¿Cuál es la esencia? De que la industria eléctrica sea una industria estratégica propiedad de la nación, de todos los mexicanos”, indicó. 

Asimismo, insistió que la Reforma Eléctrica es una oportunidad para que la CFE se fortalezca como empresa pública tras los intentos de gobiernos pasados para destruirla. 

Reiteró que su propuesta tampoco acaba con la inversión extranjera, pues añadió que se plantea que la IP se quede con el 46% del mercado, lo “equivalente a toda la electricidad que se consume en Argentina”, aseveró. 

Desde que asumió el poder en diciembre de 2018, López Obrador se ha empeñado en reforzar el papel del Estado en el sector energético, lo que ha generado choques entre el gobierno y el sector empresarial. 

López Obrador reiteró que esta reforma busca fortalecer a la estatal CFE sobre todo en materia de generación de energía. En el marco legal actual, la CFE adquiere de empresas privadas gran parte de la electricidad que distribuye en México.

Críticos de la reforma han señalado que la CFE regresaría a producir energía con combustóleo y carbón, altamente contaminantes, pero López Obrador asegura que su objetivo es modernizar las plantas hidroeléctricas de la CFE.