México denuncia a García Luna por desvío de 250 mdd en sexenio de Peña Nieto

El gobierno mexicano presentó en Estados Unidos una demanda contra el exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, al que acusa de robarse 250 millones de dólares, durante el sexenio de Enrique Peña Nieto

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) presentó la acusación ante el Onceavo Distrito Judicial de Miami, se centra en actos cometidos de 2012 a 2018, es decir, durante la administración posterior a la que fungiera como encargado de la seguridad interior.

La denuncia civil refiere que el exmando inició a crear su red como una “empresa” de lavado de dinero, desde que asumió la Secretaría de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón.

Con los fondos obtenidos del erario, García Luna habría establecido una empresa de lavado de dinero para comprar automóviles de lujo, bienes raíces. Habría ocultado lo robado además en cuentas de Barbados y Estados Unidos.

En la denuncia, México pide el establecimiento de un fideicomiso implícito que consiste en bienes inmuebles que Genaro García y otros demandados compraron con fondos robados del gobierno, así como cualquier beneficio derivado de los fondos mal habidos.

“Los Estados Unidos Mexicanos, exige un juicio contra cada demandante para la devolución, restitución, transferencia de las ganancias mal habidas de cualquier bien inmueble comprado con ellos, y por los costos de esta acción y cualquier otra reparación adicional como la Corte lo juzgará justo y apropiado”, señala la demanda.

De acuerdo con la UIF, el extitular de la SSP federal, recibió del gobierno de Peña Nieto 2 mil 623 millones de pesos y 74 millones de dólares en calidad de contratos con la Secretaría de Gobernación (Segob) pero que ocultaban en realidad sobornos, manipulaciones, ofertas o corrupción.

En total, suman al menos 250 millones de dólares obtenidos ilegalmente y con un esquema ilegal de “ocultar los fondos robados en numerosos activos ubicados principalmente en Florida”.

Además de Genaro García se acusan directamente a ocho personas físicas, entre ellas su esposa, Linda Cristina Pereyra, así como a un grupo de empresarios señalados como sus socios, presuntos prestanombres y co conspiradores. También se mencionada a 39 compañías y propiedades, que en total suma a 47 personas físicas y morales en la que cada participante tenía un rol y tarea específica.

(Con información de Reforma y Milenio).