La vendieron como esclava sexual, la rociaron con gasolina y la tiraron de un vehículo, Aquí la historia

Ciudad de México.– La vendieron como esclava sexual, la rociaron  con gasolina y la tiraron de un vehículo, sufrió las peores vejaciones, ahora libre, esta joven cuenta como llegó  a ser víctima de abusos, ahora libre, solo desea ayudar a las mujeres que pasan por su situación.

Una pequeña a su corta edad supo que era el infierno en la tierra, pues antes que cumpliera 13 años de edad, un hombre la manipuló y la convirtió en una esclava sexual para luego empeñarla en una pandilla, que la hizo arder en llamas.

Todo empezó cuando un vecino de 70 años de edad, de nombre ‘Keith’, la invitó a su casa, la llevaría a la escuela y le compraría regalos, sin embargo, después sabría que pagaría un precio muy caro por todo eso.

Con el tiempo, cuando la chica cumplió 13 años, el vecino comenzó a exigir sexo a cambio de todos sus favores.

Hablando en un video para el Ejército de Salvación, la víctima explicó: “Me di cuenta de que estaba mal cuando comenzó a decir ‘He hecho esto por ti, ¿Qué vas a hacer por mí?’

Aunque la joven le dijo que no quería, el hombre insistió: “Solo tomará un par de segundos’ y yo era especial para él y ‘si él fuera especial para mí y yo apreciara lo que hizo, tendría sexo”.

Sin embargo, el hombre comenzó a traer a su amigos, luego esos amigos a más amigos, hasta que la red se hizo más grande, dijo la víctima de de abuso.

Esos hombres serían “más contundentes y violentos” al ofrecerle drogas y alcohol.

A los 17 años, Keith se mudó y la empeñó en una pandilla de hombres, quienes la comercializaron ilegalmente como esclava sexual.

Aunque asegura que nunca le pagaron por los servicios sexuales, excepto en crédito telefónico, cigarrillos o drogas, la pandilla ganó mucho dinero, a su costa, mientras ella soportaba un horror inimaginable, según lo publicado por TheSun.

Después de numerosas visitas al hospital para tratar sus horribles heridas y sufrir un aborto espontáneo, la chica trató de buscar ayuda, sin embargo, cuando lograba escapar, en los refugios de abuso doméstico, no podía quedarse mucho tiempo porque no encajaba con sus competencias de víctima de abuso doméstico, “me clasificaron como una trabajadora sexual “.

“Mi sentimiento de absoluta desolación creció. Traté de escapar, pero no tenía adónde ir, no tenía dinero. Todas las salidas estaban bloqueadas.

Su salvación

Lo que parecía el final de su existencia, fue el principio de una nueva vida, la pandilla a la que la había empeñado su vecino, la rociaran con gasolina y la arrojaran de un automóvil, pero fue rescatada por la policía quien la ayudó.

Identificada como víctima de la trata, el Departamento de Apoyo a las Víctimas le aconsejó que llamara a la línea de ayuda confidencial de referencia las 24 horas del día del Ejército de Salvación.

“Al principio, estaba demasiado asustada para creer que mi pesadilla podría haber terminado”, contó la víctima 

Explicó que: “Ayudó que los voluntarios tomaran mi teléfono, liberándome de las constantes amenazas y que estaba lejos de casa, así que dejé de preocuparme de que todos los autos que veía me acechaban.

Ahora, a los 23 años, la joven es libre y espera estudiar en la universidad para poder enseñar a la gente cómo detectar y dejar de acicalarse, “pero primero, estoy aprendiendo a vivir normalmente “, finalizó la joven.

Con información de El Debate.