Descubren células inmunes en los corales que forman los arrecifes

Científicos del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona, de la Universidad de Haifa y del Instituto Weizmann (Israel) descubrieron 40 tipos de células, entre ellas algunas inmunes, en el ‘Stylophora pistillata‘, un coral pétreo formador de arrecifes de los océanos indopacíficos.

El trabajo, que publica la revista “Cell”, es el primero en detectar la presencia de células inmunes especializadas en los corales y sirvió para crear el primer atlas completo de los diferentes tipos de células de estos corales.

Los hallazgos proporcionan nuevos conocimientos sobre la biología molecular y la evolución de los corales y permitirán mejorar la conservación de los arrecifes de coral, ecosistemas amenazados por el aumento de las temperaturas y la acidificación de los océanos.

TIPOS DE CÉLULAS

Según informó el CRG en un comunicado, el mapa detalla 40 tipos de células diferentes en las tres etapas principales del ciclo vital del ‘Stylophora pistillata’.

Los científicos encontraron los mecanismos moleculares responsables de procesos biológicos vitales, como la formación del esqueleto del coral, que sirve de hábitat para gran cantidad de especies marinas.

También descubrieron cómo los corales establecen una relación simbiótica con las algas fotosintéticas que residen dentro de sus células.

Los autores del estudio se sorprendieron al descubrir la presencia de células inmunes especializadas que utilizan muchos genes típicamente asociados con la función de las células inmunes a los vertebrados.

Existen teorías que indican que la inmunidad innata de los corales desempeña un papel en la preservación de la salud de los simbiontes de algas, así como en su resiliencia contra el aumento de las temperaturas y la acidificación, pero hasta ahora no se había reportado la existencia de células inmunes especializadas en los corales.

Los investigadores secuenciaron la genética de los corales de los arrecifes, que proporcionan un hábitat a alrededor del 25% de los animales marinos gracias a que construyen las estructuras biogénicas más grandes del mundo.