Cacao tabasqueño, aún en espera de su rescate

En los ochenta, sobre todo en el municipio de Comalcalco, su producción fue la principal actividad generadora de fuentes de empleo y riquezas. Hoy en día, ha caído drásticamente

Comalcalco

Bandera política en tiempos electorales; el cacao tabasqueño, que llegó a ser orgullo nacional, se encuentra frente al enorme reto de volver a brillar, principalmente en municipios como el de Comalcalco, en donde hasta finales de los años ochenta fue la principal actividad generadora de riquezas y de fuentes de empleo.

En los registros de la desaparecida Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos (SARH), se asientan datos de cómo Tabasco llegó a ser un emporio cacaotero con una producción anual de más de 50 mil toneladas, incluso, la Unión Nacional de Productores de Cacao (UNPC), se daba el lujo de cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores.

No obstante, ante la crisis petrolera, productores, autoridades de los tres niveles de gobierno e iniciativa privada buscan la forma de emprender el rescate de la agricultura, incluida la producción de cacao, cuya semilla, además de ser símbolo de Tabasco, fue motor de su economía antes del auge del llamado “oro negro”.

Con la caída de la producción de cacao también se vino abajo la fábrica de chocolate Industrializadora de Cacao de Tabasco, ubicada en la cabecera municipal de Cárdenas.

Dicha planta tuvo su auge en la década de 1980 y era considerada única en América Latina por su sistema computarizado y por distribuir diferentes variedades de productos a base de chocolate a los mercados nacional e internacional.

Entre el 2014 y el 2017, se invirtieron en Tabasco 150 millones de pesos para recuperar la producción de cacao; más de 50 millones fueron aportados por el gobierno del estado y los 100 restantes por la trasnacional Nestlé, como parte del llamado Plan Cacao, que nunca funcionó.

El rescate del sector cacaotero se planteó en septiembre de 2013, cuando el gobernador Arturo Núñez Jiménez tomó protesta a la nueva mesa directiva de la Unión Nacional de Productores de Cacao (UNPC), encabezada por Esteban Elías Ávalos.

Los viejos cacaoteros tabasqueños recuerdan la época dorada con Horacio Luque Villar y Antonio Naranjo Cobián al frente de la otrora UNPC. Óscar Cacep Peralta, ex dirigente oriundo del municipio de Comalcalco, afirma en esos entonces que el declive de este cultivo se debió a 21 años de abandono.

Recuerda que a finales de la década de 1980 se sembraban 80 mil hectáreas en la entidad. La debacle comenzó en el decenio de 1990.

Los dirigentes de la UNPC propusieron modernizar la Industrializadora de Cacao de Tabasco, cuya planta fue liberada en 2014, luego de varios años de estar embargada.

PANORAMA NACIONAL

En México se dio una baja en la producción de este grano a partir de los años 80. En esa época se producían más de 80 mil toneladas repartidas en 60 mil hectáreas. Ahora, entre Tabasco, Chiapas y Guerrero —principales zonas de siembra de esta semilla— apenas logran obtener alrededor de 27 mil toneladas, y eso gracias a que se renovaron plantaciones y se reactivó el campo, logrando sembrar en más extensiones de tierra, así lo explica el representante no gubernamental del Sistema Producto Cacao Nacional, Vicente Alberto Gutiérrez Cacep.

Precisó que el consumo de cacao en México rebasa las 125 mil toneladas, contra las 27 mil que se producen.

“Esto significa que todo el demás cacao entra del extranjero, con más de 90 mil toneladas ya procesadas”.

Por su parte, El director de Chocolates Wolter, Alejandro Campos Beltrán, manifestó que la importación del cacao al país, se debe a que existe un déficit de producción de 110 mil toneladas anuales, pues la demanda en México es de 130 mil y apenas hay una producción de 20 mil toneladas.

“La producción anda entre 20 y 22 mil toneladas a nivel nacional y la demanda es alrededor de 130 mil toneladas, entonces hay un déficit de 110 mil toneladas, todo lo que se pueda sembrar de cacao es bienvenido porque la demanda sobre pasa muchísimo la oferta que hay de cacao”, indicó.

PROMOTORES

La Hacienda Jesús María, también en Comalcalco, alberga una abundante producción cacaotera destinada en gran medida a la exportación de chocolate en diferentes presentaciones. Afortunadamente, también se especializan en atender a los visitantes.

Los cacaoteros más grandes alcanzan 12 metros de altura, sin embargo, es en su parte más frágil y pequeña donde inicia el proceso del chocolate: la flor del cacao, que una vez polinizada por el mosquito convierte a ese tímido botón blanco en un fruto exótico que habrá de desarrollarse en alguna de tres variedades: criollo, forastero y trinitario.

El cacao criollo, el más abundante en la región, tiene forma alargada, canales profundos y es más grande que las otras dos variedades, explica Ana Parizot.

HISTORIA DE LA PRODUCCIÓN

Tabasco produjo 26,993 toneladas anuales en promedio entre el año 2017 y 2018, y 21,950 toneladas en promedio en el 2019, según datos oficiales

El estado, según las autoridades, presenta en promedio una disminución anual de la producción del -8.1 % para el periodo 2019.

Chiapas como segundo estado productor de cacao entre 2017 y 2018 produjo en promedio 11,687 toneladas por año, y para el cierre de 2019, la producción total fue de 7,900.

En 2020, Chiapas alcanzó una producción récord de 16,746.4 toneladas; sin embargo, a partir de ese año, su producción presenta una tendencia a la baja y de igual manera que para los otros estados, Chiapas presenta una disminución promedio en la producción del -4.8% anual durante.

Los principales productores de cacao en Tabasco

Municipio             Superficie sembrada      Cosecha

Hectáreas(Ton)

Comalcalco            11,055                 5,205

Cárdenas              10,342                 4,401

Cunduacán              8,511                 4,030

NUMERALIA

  • 21,000 toneladas la producción anual de cacao en Tabasco
  • 30 mil hectáreas sembradas
  • 18 mil productores involucrados
  • 110 mil el déficit de producción a nivel nacional
  • 130 mil toneladas la demanda anual

Fuente: UNPC, productores.

Tabasco llegó a ser un emporio cacaotero con una producción anual de más de 50 mil toneladas

El consumo en México rebasa las 125 mil toneladas, contra las 27 mil que se producen

DENOMINACIÓN DE ORIGEN

El 29 de agosto de 2016 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Declaratoria General de Protección de la Denominación de Origen “Cacao Grijalva”, con la cual se garantiza su protección nacional y se une a las 14 denominaciones de origen ya existentes en México.