Memoria corta

Por Isidro Gómez de la Cruz

El 24 de enero de 2021, Miguel Ángel López Cruz, vicepresidente de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes (AMAV) Palenque e integrante del equipo de trabajo del candidato por Chiapas Unido, Francisco Álvarez Sanen, me dijo con firmeza que el ganador de la contienda del seis de junio en Palenque, sería Jorge Cabrera actual candidato a la alcaldía palencana por el Partido Verde Ecologista de México.
El discurso que ahora maneja en redes sociales a favor de “su candidato” Francisco Álvarez Sanen, dista mucho de ser el que a escondidas decía -posiblemente lo sigue diciendo- en enero del presente año. La memoria es corta para algunos, pero siempre habrá quienes les recuerden “lo que se les olvida”.
En esa conversación sostenida en sus oficinas, López Cruz dijo también reconocer el trabajo legislativo de la diputada morenista, Manuela del Carmen Obrador Narváez, a la cual, ahora ataca pero que anteriormente (por lo menos platicando conmigo), la destacaba reconociendo el trabajo desempeñado desde la máxima tribuna legislativa del país.
Hasta el 24 de enero de 2021, para el empresario turístico, Obrador Narváez debía ser reelegida en la diputación federal para garantizar la continuidad de los programas federales; cambió su discurso días después, y vio en Crecencia Díaz Vázquez, la oportunidad de atacar desmedida y visceralmente a la diputada federal morenista.
Hablar doble discurso es algo común entre quienes al no ver beneficiados sus intereses personales, lo llevan a la práctica una vez fuera del partido político que los cobijó durante años; la denostación desnuda su verdadera identidad y la autenticidad de sus ambiciones.
No te sorprendas que en este proceso electoral se den traiciones, me dijo López Cruz durante la conversación, de ser así, existe la posibilidad que en un escenario adverso a Francisco Álvarez Sanen, los que hoy lo “apoyan” pero que a escondidas no lo ven ganador, podrían dejarlo solo a su suerte.
Quienes me conocen, incluido Miguel Ángel López Cruz, saben que no me gusta inventar declaraciones, tampoco escribo por encargo, ni mucho menos, por recibir un soborno; escribo regido por los principios morales y éticos inculcados en primera instancia desde mi núcleo familiar, secundados por los aprendidos en mi formación universitaria.
“Hay plumajes que cruzan el pantano y no se manchan… ¡mi plumaje es de esos! Escribió en una de sus grandes obras literarias, Salvador Díaz Mirón. Puedo decir con firmeza que también ¡mi plumaje es de esos!