El Sistema Solar podría desaparecer mucho antes de lo estimado

Un nuevo estudio sugiere que el Sistema Solar podría desaparecer mucho antes de lo estimado. Apenas el Sol se convierta en una enana blanca, el sistema entero estaría en riesgo de desaparecer.

Es difícil para un ser humano concebir mentalmente la edad y la magnitud del Sistema Solar, el conjunto de planetas alrededor del Sol que se formó mucho antes que la vida en la Tierra y la humanidad. Sin embargo, desde la invención de la astronomía moderna los científicos se han esforzado no solo en calcular su edad precisa, sino también su posible fecha de expiración.

Hasta ahora, la teoría más difundida es que dentro de 5 mil millones de años el Sol pasará a ser una gigante roja. Una vez que se expanda, consumirá en su interior a Mercurio, Venus y a la Tierra. Después de este proceso se convertirá en una enana blanca.

¿Y después de este evento qué sucedería? Todo depende de a quién se pregunte. En 1999 los científicos llegaron a la conclusión de que el Sistema Solar se desintegraría lentamente en un dilatado proceso que podría extenderse trillones de años.

Sin embargo, un artículo pulicado en The Astronomic Journal indica que este proceso de desintegración sería muchísimo más corto. Los científicos Fred Adams, de la Universidad de Michigan, Jon Zink, de la Universidad de California y Konstantin Batygin, de Caltech aseguran que luego de que Sol se convierta en una enana blanca el Sistema Solar podría quedarse rápidamente sin planetas.

Hay dos elementos clave en este proceso: el primero, la masa del Sol. Una vez que nuestra estrella pierda una gran cantidad de masa durante su vejez, ya no tendrá el mismo control gravitacional sobre los planetas restantes. Antes se pensaba que esta pérdida de influencia tendría un efecto más lento, pero este artículo sugiere que los planetas estarían mucho más vulnerables a los efectos de otras estrellas.

Los astrónomos calculan que cada 23 millones de años algunas estrellas se aproximan lo suficiente como para incidir en las órbitas de los planetas. Con un Sol disminuido, esta influencia podría descarrilar a los planetas que sobrevivan por aquel entonces.

En su estudio, los tres científicos explican sus hallazgos de la siguiente forma:

“A partir de esta secuencia de eventos, la escala de tiempo sobre la cual el Sistema Solar se disolverá por completo es de aproximadamente 100 mil millones de años. Nuestro análisis indica que la vida dinámica esperada del Sistema Solar es mucho más larga que la edad actual del universo, pero es significativamente más corta que las estimaciones anteriores.”

El Sistema Solar tiene millones de años por delante, pero menos de los que hubiéramos calculado anteriormente.

Con información de El Diario de Minatitlán.