Escuchemos a México

Explotación laboral infantil

Dariana Gutiérrez García

En México, la explotación laboral se deduce como las prácticas de trabajo excesivas, a la obligación de trabajos forzados realizados en condiciones deplorables. La explotación infantil priva a los niños de una etapa muy importante en su desarrollo: la infancia. Al estar sometidos a trabajos que violan sus derechos como personas y a su libre desarrollo, se ven perjudicados en su salud, tal como lo indica el articulo veintiuno constitucional donde establece que cualquier niño, niña o adolescente tiene derecho a ser protegido contra actos u omisiones que afecten su salud física o mental.

En nuestro país, estas prácticas inhumanas son llevadas a cabo mayormente en sectores como lo son las zonas ganaderas, las fábricas de textiles, campos agrícolas y en las zonas más transitadas de las entidades federativas.

Se estima que en México, 3.2 millones de niñas y niños de 5 a 17 años de edad trabajan en actividades económicas no permitidas o en trabajos domésticos en condiciones no adecuadas, por lo tanto se determina que el 17.9% no asiste a la escuela. Y conforme a Derecho, estos infantes están siendo privados de los derechos más esenciales que tiene un infante.

Estos derechos, aunque se encuentran en la Constitución, también existen diferentes leyes y tratados internacionales que velan por los derechos ya establecidos, como la Convención de los Derechos de los Niños y la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y adolescentes, la creación de estos estatutos se debe a que, si bien los derechos de los niños ya se encontraban estipulados en la constitución, algunos estados no las respetaban, es por esto que se ven encargados de proteger y promover el cumplimiento de las leyes.

Y aunque en el artículo 123 apartado A, de la Constitución Política Mexicana establece que queda prohibida la utilización del trabajo de los menores de quince años. ¿Por qué los niños se encuentran más enfocados en trabajar que en estudiar? No siempre es por voluntad propia, puesto que en la mayoría de casos los infantes tienen que llevar el sustento a sus casas debido a las carencias económicas en las que viven. Esto se debe a diversas causas, el escenario económico en México no es favorable, cuando el desempleo llega a los hogares de las familias muchas veces son los hijos los responsables de hacerse cargo con los gastos del hogar, en algunos casos suelen ser desechados de sus hogares, causando la vulnerabilidad de los niños y adolescentes orillándolos a ser víctimas de explotación.

De acuerdo al dictamen aprobado por el Congreso de la Ciudad de México, las autoridades están obligadas a tomar las medidas correspondientes para sancionar los casos de explotación laboral infantil en conjunto con la UNICEF y la Organización Internacional del Trabajo para proteger la infancia y la dignidad de ellos.

 Los niños de la nación deberían estar ocupados viviendo su infancia, estudiando y preparándose para tener un futuro digno, es triste ver cómo millones de niños y adolescentes se encuentran en las calles y en condiciones de pobreza extrema sin que el gobierno tenga el control y la capacidad para erradicar esta problemática, la creación de programas de ayuda para orientar a los niños y ayudarlos a salir del hoyo en el que se encuentran puede ser el inicio para que los índices de explotación laboral infantil vayan reduciéndose, aun cuando existen organizaciones, leyes, tratados para ayudarlos, todavía queda muchísimo tiempo para hacer un mundo apropiado para los infantes.