Muere bebé al que le celebraban baby shower tras accidente

Hace unas horas, el ambiente en este lugar era de fiesta. La alegría estaba plasmada en las paredes y en las sonrisas de las mujeres que celebraban las 36 semanas de embarazo de Linda, la joven madre a la que le celebraban su Baby Shower.
Transcurrieron más de 48 horas desde que ocurriera el accidente, el cual dejó lesiones en siete mujeres y Linda perdió a su bebé, quien ayer recibió cristiana sepultura.
Se iba a llamar Jade Jazmín y era la persona más esperada en la casa que ahora se enlutó en el fraccionamiento Olmeca, después de que Mario N, una persona adulta, perdiera el control del coche que manejaba y causara el accidente más sonado en los últimos meses en la ciudad.
Ahí, donde hasta hace unas horas se registraban los preparativos para recibir a la nueva miembro de la familia, ahora le hacen un rosario por su partida. Ni si quiera alcanzó a abrir los ojos. Su paso por el mundo fue tan fugaz como lo han sido los duros juicios que ha recibido la familia de Linda N por haber realizado la fiesta.
“Nos duele la pérdida de mi bisnieta, la esperábamos con ansia, ese hombre nos arrebató la alegría, imagine cómo está mi nieta ahora”, cuenta Hermelinda Gopar Martínez, abuela de Linda.
Cuenta que su nieta perdió la criatura a raíz de la fuerte impresión al ver a su madre, a sus amigas y familiares tirados en el suelo llenos de sangre.
Le aterra recordar el sonido de las llanta del coche cuando irrumpió en el festejo.
Cientos de comentarios se han vertido en redes sociales juzgándolos por haber festejado en medio de la pandemia, sin embargo, Hermelinda Gopar Martínez dice que piden justicia.

PADECE DE ATAQUES EPILÉPTICOS
Una fuente cercana al caso, mencionó a LIBERAL DEL SUR que Mario N sí iba con aliento alcohólico, pero no en estado inconveniente, él sufre de ataques epilépticos, en ese momento le vino uno y quedó inconsciente, desatándose la tragedia.
Aseguró que justo cuando las personas lo estaban golpeando el señor estaba superando el episodio, se encontraba casi inconsciente.
Recalca la fuente, que prueba de ello es que al momento de la declaración tuvo otros episodios, y de comprobarse no habría calificación de intento de homicidio.

PROBABLES CONSECUENCIAS
El presidente de la barra de abogados de Coatzacoalcos, Homero Gutiérrez Melchor, consideró que el conductor, que actualmente está preso, podría ser imputado por la muerte del bebé de la joven Linda N.
Esa tarde de lunes, Linda N y su grupo de amigas celebraban una reunión con motivo de la próxima llegada del bebé, cuando el grupo de mujeres resultaron atropelladas por un auto.
El presunto responsable, hasta ahora, es Mario N, quien resultó detenido. Linda N, la embarazada, en ese momento no sufrió ninguna lesión, pero sí una fuerte impresión al ver a sus seres amados y amigas tiradas en el suelo, sangrando, después del accidente.
En cuestión de horas, su embarazo se complicó y tuvo que ser llevada de nuevo al hospital la tarde del martes, donde el producto perdió la vida.
El abogado, externó previo a la presentación del acusado, que “los jueces deben aplicar la ley, deben ver que hay varias circunstancias que agravan el hecho, entro ellos la muerte de un bebé, que si bien no había nacido, pero ya tenía derechos y todo esto lo provocó el probable consumo de alcohol. El señor es responsable de los hechos, aquí no sería un homicidio imprudencial sino que se nota que fue con toda responsabilidad bajo el estado etílico en la que el señor se encontraba eso más que atenuante es una agravante”.
Añadió que en el caso no solo es el tema de las lesiones sino el conducir en presunto estado de ebriedad, situación que tiene una consecuencia y sobre todo por el número de personas lesionadas.
“Imagínese el grado de impunidad que pudiera haber cuando hay concurso de delitos, varias personas agraviadas, aquí debería ser una situación más drástica porque el estado etílico agrava la sanción cuando menos en un 30 por ciento”, mencionó.
Gutiérrez Melchor lamentó, sin embargo, que bajo las condiciones actuales pudiera suceder que el señalado alcance libertad bajo fianza, pero insistió que el juez debe apreciar su estado de temeridad, debe prohibirle conducir un vehículo, imponerle la obligación de acudir a terapia, varias cuestiones a observarse, en caso de lograrla.
Por otro lado, recomendó que el caso sea denunciado por los agraviados, a pesar de que se sigue de oficio.

Coatzacoalcos
Elizabeth Aviña