¡Barbie se viste de catrina!

CIUDAD DE MÉXICO

Con vestido rosado y adornos típicos de la celebración del 1 y 2 de noviembre, la segunda edición del famoso juguete “conmemora a México, su fiesta, sus símbolos y a su gente”, señala el fabricante Mattel.

Se trata de una adaptación de la “Catrina” o “Calavera Garbancera”, creada por el caricaturista José Guadalupe Posada en 1912.

Pero sociólogos afirman que esta Barbie convertida en elegante esqueleto, con rasgos de la célebre pintora mexicana Frida Kahlo, no es más que otro caso de “apropiación cultural” con fines comerciales.

La Barbie Catrina “está relacionada con los flujos migratorios que ahora son mucho más marcados”, dice a la AFP Librada Moreno, socióloga y académica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Esta muñeca es “resultado de una hibridación cultural, entre lo que existe al otro lado de la frontera (en Estados Unidos) y lo que hay acá”, añade.

Los críticos de la “apropiación cultural” advierten un riesgo de distorsión de las tradiciones, símbolos y demás elementos transformados. Un punto de vista que choca con la libertad creativa.

COLECCIONISTAS ORGULLOSOS

Moreno recuerda que en Estados Unidos, donde viven 36 millones de mexicanos o sus descendientes, cada vez se incorporan más tradiciones de su vecino latinoamericano.

La Barbie Día de Muertos, que se vende por unos 72 dólares, viste este año un ajuar de encaje rosa y su pálido rostro está detallado con colores vivos. En 2019 vistió de negro.

Su creador, el mexicoestadounidense Javier Meabe, dice que buscó “crear más conciencia sobre la celebración” que, según leyendas indígenas, marca el regreso de los difuntos al mundo de los vivos para ser honrados con ofrendas en casas y tumbas.