Hartazgo en Aldama por ataques de Chenalhó

El miércoles 19 de agosto, militares de la Guardia Nacional y policías estatales llegaron a la zona limítrofe de los municipios de Aldama con Chenalhó y recorrieron algunos caminos. Ese día los disparos se detuvieron, no obstante, la mañana de este viernes 21 de agosto se reanudaron y con mayor intensidad.

ANTECEDENTE
Entre la noche del 18 de agosto y las primeras horas del día 19, alrededor de 150 familias de 11 comunidades, unos mil indígenas, abandonaron de nueva cuenta sus viviendas en Aldama. Durante más de un día vivieron de forman casi ininterrumpida, agresiones armadas de un grupo al que identifican plenamente. Son, dicen, “los grupos paramilitares que operan en Santa Martha del municipio de Chenalhó. Estos grupos han estado operando libremente desde en el año de 1997, de la masacre de Acteal”.

La disputa por las hectáreas de tierra que apenas da para la siembra de un poco de café y maíz, es la disputa por el control de un territorio que se extiende por Chenalhó, Aldama, hasta el municipio de Chalchiuitán, donde también a punta de bala, han desplazados a unas 2 mil personas.

ADVERTENCIA
Los indígenas comuneros señalaron: “Hoy, estamos cansados de tanta agresión y ataques armados. Decimos basta, y lo repetimos una y otra vez porque nos están obligando a defendernos, a organizarnos”.

Refirieron que han habido mesas de diálogo con los tres niveles de gobierno, y acuerdos de paz “que no se han visto resultados efectivos para vivir en paz”, mientras tanto, la tensión aumenta.