Tren Parlamentario

0

Feminicidio, rostro brutal de un Estado fallido

VICENTE BELLO

En una jornada prácticamente dedicada a la violencia contra las mujeres, la Cámara de Diputados aprobó por unanimidad reformas a los artículos 25, 262 y 325 del Código Penal Federal, con las que plantea aumentar la pena de cárcel a 65 años para quienes cometan feminicidio.

Esta reforma, dijo Esmeralda de los Ángeles Moreno Medina, diputada federal del PES, tiene como propósito “contribuir para frenar la desbordada situación de violencia que vivimos las mujeres en México”.

Y argumentó: “Durante los últimos cinco años los feminicidios se han incrementado en un 137.5 por ciento en todo el país, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Este crecimiento es significativamente mayor al de la incidencia de cualquier otro delito, aun considerando la ola de violencia que sacude a nuestro país”.

Hablaba en la tribuna. Insistió: “Los feminicidios, que consisten en la privación de la vida de las mujeres por el hecho de ser mujeres, son la expresión más extrema de la violencia de género. Este fenómeno que es consecuencia del enraizamiento social de las conductas misóginas que reproducen la conceptuación de subordinación de las mujeres frente a los varones, comenzó a ser visibilizado en forma específica cuando en el año 2000 ocurrieron diversos feminicidios en Ciudad Juárez, Chihuahua.

“Estos sucesos trajeron consigo consecuencias jurídicas, cuando en 2009 la Corte Interamericana de Derechos Humanos se pronunció en contra del Estado mexicano en el caso González y otras contra México, conocido como Campo Algodonero, por sus omisiones para atender lo que se llamó inicialmente homicidio en razón de género.

A partir de esta sentencia y del precedente de la recomendación de la CEDAW, instó al Estado mexicano a adoptar las medidas pertinentes para incorporar en su Código Penal el feminicidio. Este tipo penal ha servido para distinguir los casos en los cuales el homicidio tiene como causas las razones de género”.

Entonces la legisladora pintó un rostro a la tragedia. Dijo: “Es imposible hablar de feminicidio y no remitirnos a los casos recientes que han conmovido y sacudido a toda nuestra sociedad. Es inevitable recordar en este momento a Fátima (niña de siete años asesinada hace unos días), a Ingrid Escamilla, a Ana Daniela Vega, a Frida Villegas y a tantas otras mujeres, como la 3 mil 529 que fueron asesinadas tan solo en 2009.

“Con este dictamen se prevé que la pena impuesta de prisión, que actualmente se ubica entre los 40 y 60 años, ahora se ubica entre los 45 y los 65 años de prisión y una multa de mil a 500 días UMA”.

Minutos antes, el Pleno había aprobado un “enérgico rechazo y condena a todo tipo de violencia, especialmente aquella que se ejerce contra las mujeres y niñas, y vulnera gravemente sus derechos humanos”.

Más de 16 oradores –todas, mujeres- sucedieron al acuerdo y hablaron de la violencia de género. Inclusive, guardaron un minuto de silencio por el asesinato de la niña Fátima. He aquí, de mayor a menor representación:

Lorenia Valles, de Morena: “La violencia en los hogares, en las universidades, salarial, social y política, da cuenta precisa de una vergonzosa realidad que tiene sus peores formas de expresión en el feminicidio.

“Es una crueldad extrema, de crímenes perpetrados hacia las mujeres por el hecho mismo de ser mujeres. Nos han entregado, desafortunadamente, un México que se encuentra entre los países de la OCDE en el primer lugar en embarazo adolescente y con un oprobioso primer lugar en el mundo en pornografía infantil”.

Janet Murillo, del PAN: “Basta de culpar al neoliberalismo, porque ha quedado demostrado que los gobiernos de izquierda, como sucede aquí en la Ciudad de México y que han gobernado por más de 20 años, los feminicidios van al alza y que hoy son protagonistas de los últimos feminicidios más sonados”.

El PRI en voz de Hortensia Noroña: “No es momento para lucrar con el dolor de las víctimas, pero sí de hacer un balance crítico de nuestras acciones y las del gobierno para detener este grave problema social. Las autoridades no deben esconderse en la sombra del pasado para ocultar las negligencias que revictimizan y hieren a las familias de miles de mujeres de México”.

Del PT, Dionicia Vázquez: “Es por casi todos sabido sobre la espantosa noticia, que por demás es desgarradora, pero sobre todo es una noticia que nos da una radiografía sobre la descomposición social que se vive en nuestra sociedad. Una descomposición que alcanzó a una pequeñita de siete años, una pequeñita con la vida por delante, una pequeñita que con su inocencia se fue de la mano de una mujer que, sin mayor remordimiento, entregó a uno o varios malditos desalmados que torturaron a esa pequeñita, la cual tenía toda su vida por delante y de la que nos sentimos profundamente tristes porque no podemos permitir ni una más. Y cuando digo ni una más, me refiero a ninguna víctima más, sean niñas, niños, adolescentes, hombres o mujeres”.

Del MC, Fabiola Loya: “Hoy las mexicanas vivimos en un estado de indefensión sin precedentes. Estamos en riesgo constante de padecer cualquier expresión de violencia. El miedo que sentimos miles de mujeres y niñas hoy está totalmente justificado.

“El número de casos de feminicidios, que son 10 al día, y el número de casos que quedan impunes, según el fiscal, son nueve al día. Nos demuestran que estamos ante un estado fallido, y eso se la debemos a la desunión que tenemos en todos los Poderes”.

Faltaban más diputadas. (Continuará)

–o—

COMPARTIR.

Deja una respuesta