Tren Parlamentario

0

El acoso sexual en la UNAM… y en las otras

VICENTE BELLO

Anteayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que hay “mano negra” en el paro creciente en la UNAM. Ayer, el Pleno de la Cámara de Diputados dedicó la agenda política al caso. Puros posicionamientos.

He aquí opiniones medulares de todos:

Mónica Almeida López, del PRD: “Hasta el día de ayer (miércoles 5) sumaban 11 escuelas en paro, cuya demanda original se centraba en la erradicación de la violencia de género, promovida por las estudiantes y las profesoras. Desgraciadamente otros grupos han utilizado esta legítima demanda para generar caos, agrediendo a las y los estudiantes y al profesorado, provocando la confrontación directa y amedrentando a quienes pretenden seguir con sus labores.

“Como reflejo de esta problemática en la sociedad, la Universidad Nacional ha presentado incrementos preocupantes en materia de violencia de género. Sólo por dar dos datos: hasta el mes de diciembre habían sido presentadas mil 195 quejas por acoso sexual, y el día de hoy serán presentadas ante la Fiscalía General de la Ciudad de México 17 denuncias por violencia sexual digital, por actos cometidos en contra de universitarias”.

Del PVEM, Zulma Espinoza Mata: “Han pasado tres meses desde que el primer plantel fue tomado como protesta y demanda de justicia, y lo que más nos preocupa es que un reclamo genuino se distorsione con actos oscuros de personas que buscan desestabilizar la tranquilidad en la máxima casa de estudios.

“Es alarmante que la problemática tan grave que desafortunadamente no solo ocurre en la UNAM, se diluya ante las acciones de grupos anarquistas cuyo interés es generar desequilibrio en una de las universidades más importantes a nivel mundial”.

El diputado del PES Armando González: “La UNAM representa, por muchas razones, el lugar donde se aposenta el espíritu de la nación, congrega inteligencia y acumulación histórica y ahí se producen todos los días ideas de varios linajes y por ser la principal institución de educación pública de nivel medio, medio superior, superior y de posgrado, es también ahí donde se agita el lenguaje en sus debates y se dinamiza la conciencia de nuestro tiempo. Su papel es determinante y por ello no debe, bajo ningún motivo, detener sus trabajos a expensas de quienes han inmovilizado la trayectoria de esta noble institución”.

Martha Tagle, del MC, dijo: “La UNAM tiene una importancia central para nuestro país. No sólo es la Universidad más grande de América latina, sino que tiene registrados más de 356 mil alumnas y alumnos, más de 40 mil académicos y cada año egresan de sus aulas 25 mil profesionistas titulados”.

Gerardo Fernández Noroña, del PT, dijo: “No se debe dejar de señalar que los jóvenes universitarios tienen razón en su reclamo.

“Es un listado de 23 demandas, más menos, pero las dos más importantes son acusaciones de acoso sexual contra profesores, que desde hace mucho tiempo vienen siendo denunciados por este hecho y que se mantienen impunes, y profesores y directivos que han incurrido en actos de corrupción.

“Desde esta tribuna yo le pido, le exijo al rector de la UNAM, a que encabece él personalmente un diálogo público con la comunidad universitaria en la revisión de las denuncias que están realizando y que se comprometa a realizar las sanciones correspondientes”.

El PAN en voz de Marco Antonio Adame Castillo: “Vemos con preocupación los hechos violentos que se han suscitado en la Universidad, promovidos por agitadores embozados, al amparo de demandas legítimas de los universitarios: exigir seguridad, la erradicación de la violencia de género y mejores condiciones para las actividades académicas en la Universidad es una demanda que respaldamos.

“El presidente de la República ha dicho en una de sus conferencias que ve mano negra en estos actos. ¿Qué quiere decir con esto el jefe del Estado mexicano? El presidente está obligado a ordenar una investigación que proteja a la Universidad de cualquier atentado contra la seguridad de los universitarios o contra la autonomía universitaria. No hacerlo es incurrir en omisión y exponer a la Universidad y al país a una crisis social”.

Dijo la priísta Ana Lilia Herrera Anzaldo: “La violencia de género no es un problema de la UNAM, es un problema generalizado en la sociedad mexicana, en diferentes instituciones públicas y privadas del país, por lo que es un asunto cuya solución requiere de la participación de todos los sectores de la sociedad y de las autoridades mexicanas.

“La UNAM es un referente de nuestra historia como nación y un espacio promotor del conocimiento, la enseñanza, la pluralidad y la libertad de expresión al servicio y en beneficio de México. Esperamos que el diálogo prevalezca en beneficio de la comunidad estudiantil, para atender de manera integral las denuncias sobre violencia de género y acoso sexual”.

Cerró los posicionamientos Pablo Gómez, del Morena: “El acoso, el hostigamiento y otras formas mucho peores de violencia de género en la UNAM son algo que ha existido durante mucho tiempo y que desgraciadamente se normalizó. Se hizo algo de la vida cotidiana de la institución. No es la única que padece este problema, pero en este momento estamos hablando de esa institución.

“Las respuestas de las autoridades han sido en su mayor parte omisiones, porque los directores de las escuelas y facultades, que son las autoridades que deben investigar y sancionar esas conductas, de acuerdo con la legislación universitaria, sin menoscabo de aquellas denuncias al Ministerio Público que deben hacerse por parte de las víctimas con el auxilio de la propia autoridad universitaria, esos directores no quieren, no quieren funcionar como autoridades”.

COMPARTIR.

Deja una respuesta