Tren Parlamentario

0

La disputa por el fuero y la impunidad

VICENTE BELLO

Los diputados y senadores, en la materia del fuero, no se ponen de acuerdo. Un dictamen convertido en minuta desde marzo pasado, va y viene de una Cámara a otra, y, al parecer, la han sentenciado a irse al siguiente periodo ordinario de sesiones. Con esto, la impunidad en la clase política recobra fuerza y amenaza con escaparse de la Cuarta Transformación.

Ayer, los diputados rechazaron con 446 votos en contra, uno a favor y cero abstenciones, la reforma que a los artículos 108 y 111 constitucionales hicieron a fines de noviembre reciente los senadores.

En marzo pasado, el Ejecutivo Federal presentó una iniciativa de reforma a los artículos de marras, con el propósito de quitarle el fuero al presidente de la República para poderlo enjuiciar incluso durante sus funciones.

A la iniciativa, el Ejecutivo la turnó al Congreso a través de la Cámara de Senadores. Así, sencillo: quitar el fuero a todos. Fue la propuesta presidencial, comenzando con el titular del Ejecutivo Federal.

Los senadores no lo aceptaron tal cual. Y de esto explicaba ayer, en la tribuna, la diputada opositora, de Movimiento Ciudadano, Adriana Medina Ortiz: “En acciones como la minuta que hoy recibimos del Senado de la República se aprecia un afán por la simulación y una ceguera por servir y fortalecer a un poder centralizado, propio de una mentalidad absolutista.

“Hay un afán simulador porque vende a la población la idea de querer retirar el fuero, cuando en realidad, únicamente lo está limitando a una veintena de delitos.

“Para los demás delitos se mantiene la inmunidad inconstitucional. De igual manera, hay una ceguera servil a un poder centralizador, porque lo que jamás pidió el presidente (Andrés Manuel López Obrador), quien inició este proceso legislativo, lo intentó meter el Senado de la República el 17 de marzo de 2019.

“Eso era, y de acuerdo con la minuta, pretende ser un mecanismo que en manos de algún irresponsable que tuviese a su disposición el uso discrecional de aparatos de inteligencia, el control político sobre el fiscal autónomo y un sistema de impartición de justicia dudoso, podría someter al Poder Legislativo.

“Por ello, esta Cámara rechazó esa simulación que lamentablemente manifestó el Senado, al armar un mecanismo que ni el presidente de la República se aventó a plantear. Probablemente, porque el señor presidente sabe los alcances de este mecanismo que propone el Senado, y entiende que no es conveniente para la República.

“Esta Cámara ya se ha pronunciado en una ocasión y coincidió en el ánimo del presidente de la República y en la prudencia que mostró al plantear su iniciativa. Esta Cámara sí es consciente de la necesidad de fortalecer la división de poderes, en lugar de servilmente construir condiciones que puedan representar un riesgo a la República”.

Otra argumentación que llamó la atención fue la del mismo PRI, que en voz de María Muñoz Castillo, explicaba las diferencias que hay entre el Senado y los diputados, en este proceso legislativo inacabado:

“La discusión que hoy tenemos en esta tribuna, que hemos tenido ya hace algunas semanas, algunos meses desde esta Cámara y en la colegisladora, en la Cámara de Senadores, no es la discusión de eliminación del fuero. Hay que partir por hablar con esa claridad.

“Es muy, muy importante, de cara a la sociedad mexicana decirles que en ningún momento en esta discusión ha estado sobre la mesa la eliminación del privilegio procesal, es decir, de esa inmunidad constitucional con la que cuentan o contamos los y las legisladoras mexicanas y el presidente de la República.

“La discusión aquí se trata de ampliar el catálogo de delitos por los cuales el presidente de la República puede ser procesado. Esto no quiere decir que el señor presidente no tenga la investidura de una inmunidad, de una protección que conocemos como fuero constitucional.

“El fuero del señor presidente se mantiene, lo que cambia es el número de delitos por los cuales el presidente de la República puede ser procesado una vez que le haya sido retirada la inmunidad constitucional. Hay que dejar eso muy claro.

“Y lo que nos envía la colegisladora en la minuta del Senado es una modificación que perjudica, que aumenta la protección. Hoy las y los diputados y las y los senadores podemos ser juzgados por la presunta comisión de cualquier delito, cualquiera que este sea.

“(Pero) la modificación que el Senado envía a través de esta minuta lo que pretende hacer es acotar, disminuir los delitos por los cuales como legisladores podemos ser procesados, podemos ser enjuiciados.

“Si nosotros aceptamos la modificación del texto que está proponiendo el Senado de la República, estaríamos traicionando la petición de la sociedad mexicana. Las y los mexicanos quieren que no tengamos ningún tipo de tratamiento diferente, que no tengamos ningún tipo de privilegio especial.

“(Y) si nosotros aceptamos la modificación del Senado de la República, únicamente podríamos ser procesados por los delitos contemplados en el artículo 19 constitucional, lo que es totalmente diferente a lo que hoy sucede y es la realidad: que cualquiera de nosotros podemos ser procesados y juzgados por la comisión de cualquier delito”.

Fue, finalmente, rechazada la minuta enviada por el Senado. Ahora, los senadores tienen como alternativa insistir en su reforma, y si consiguiera hacerla con  votación de los dos tercios del Pleno, entonces tendrían que presentarse otra vez en el próximo periodo ordinario de sesiones. O, si se ponen de acuerdo con los diputados, expedir los artículos aprobados y reservar para el siguiente periodo lo que no aprobaron.

COMPARTIR.

Deja una respuesta