Tren Parlamentario

¿Qué sería de México sin las aportaciones históricas de Chiapas?

VICENTE BELLO

El pasado miércoles 18, Chiapas fue colocado en el centro del debate, el estado –para muchos- más bello del país, que había decidido de última hora incorporarse al federalismo mexicano, en los comienzos de la República.

Martha Dekler Gómez, diputada del Pt, hubo dicho: “Tengo un discurso elaborado, sin embargo, voy a hablar de los sueños y anhelos que los chiapanecos tenían cuando se decidió anexarse a México. Sueños de desarrollo social, económico y han pasado 195 años desde esa fecha y hoy Chiapas sigue siendo el estado más rezagado de la República mexicana, muy olvidado durante años por políticas neoliberales.

“Chiapas ha sido lastimado y en el deseo de tener un mejor futuro y un mejor país, Chiapas decidió anexarse a México en ese día histórico y hoy nuevamente los chiapanecos nos sentimos esperanzados y esperanzadas porque los cambios se van a realizar.

“… La industria extractivista, que durante años ha tenido grandes actividades mineras, petroleras, de gas, de agua, de tala inmoderada de madera, en el estado de Chiapas, del 100 por ciento que obtiene de los recursos de esta extracción, solamente le regresa a Chiapas el 0.5 por ciento”.

El Pri, a través de Eduardo Zarzoza Sánchez: “Los chiapanecos han sido forjadores de grandes luchas históricas por la libertad y el reconocimiento de las raíces indígenas, del respeto a nuestros pueblos originarios y de su merecido derecho a decidir el cauce de su desarrollo sustentable.

“¿Qué sería de México y su historia sin los aportes de Jaime Sabines, Belisario Domínguez, Rosario Castellanos y Abel Domínguez? ¿O de las contribuciones literarias de Rodolfo Figueroa Esquinca y Eraclio Zepeda?

“Los mexicanos no debemos olvidar la fecha en que nuestros hermanos chiapanecos decidieron unirse a nuestro pacto federal y engrandecer a México. El federalismo constituya uno de los principales pilares del institucionalismo, del Estado de derecho y la soberanía nacional”.

Turno del Pan en voz de Gloria Romero León: “El 24 de marzo de 1824, después de intensos debates y de algunas acciones militares en la provincia, la Junta Suprema de Chiapas lanzó la convocatoria a la población para decidir el destino definitivo de los chiapanecos.

“El 9 de septiembre la comisión de la Junta encargada de revisar los resultados del plebiscito entregó sus resultados. Dos días después la comisión encargada de revisar los padrones entregó su dictamen. Al día siguiente la Junta Suprema levantó el acta con los resultados definitivos de la decisión, para el 14 de septiembre de 1824, proclamar de forma solemne la unión de Chiapas a México.

“(Pero) años después muchas fueron las voces que criticaron dicho proceso democrático, al decir que fue manipulado en gran manera ofreciendo los argumentos de que en 1824 existía un importante número de indígenas y letrados y que buena parte de la población mestiza era analfabeta como para saber y estar informada de lo que estaba ocurriendo y emitir su opinión o voto.

“Hoy no podríamos imaginar a México sin el estado de Chiapas, sus recursos naturales, su ancestral legado maya, su gastronomía, su artesanía, su música encabezada por la marimba, sus tejidos policromáticos, abigarrados, sus productos agrícolas como el café, su roja tierra, madre de todo y de todos, inspiradora de sus grandes poetas y prosistas como Emilio Rabasa y Rosario Castellanos o Jaime Sabines”.

Y Morena, en voz de Raúl Bonifaz Moedano: “Chiapas y los chiapanecos decidimos unirnos al pueblo mexicano en momentos en que históricamente la República vivía circunstancias verdaderamente adversas.

“El 14 de septiembre de 1824 ratificamos nuestra incorporación a México, esto es la federalización de Chiapas a esta grandiosa nación mexicana. No fue fácil lograr la gesta heroica de Chiapas, pues es la única entidad federativa de la República que decide unirse al Estado mexicano por plebiscito, por voluntad propia, y lo hace en un momento en que la creación del Estado nacional necesitaba del vigor y la fuerza de las mujeres y de los hombres de las distintas regiones del territorio mexicano.

“Chiapas no dudó. Defendió su decisión de independencia y luchó al lado del liberalismo juarista para restaurar la República, no obstante haber sido despojada de gran parte del territorio en el norte.

“No dudamos, no dudaron las chiapanecas y los chiapanecos de la época para unirse a la Independencia y después a la Revolución Mexicana, sumándose al constitucionalismo que hoy rige nuestras vidas y da firmeza y templa a las instituciones de un estado consolidado.

Así unimos nuestras raíces mayenses para configurar día a día la cultura de una nación que emerge y se confirma en su calidad soberana.

“… Somos Chiapas y somos México, la historia lo reafirma y los hechos actuales así lo ratifican. Así un movimiento de independencia iniciado en Comitán se fortaleció en San Cristóbal de las Casas y se vigorizó en Tuxtla Gutiérrez y en el Soconusco.

“El simbolismo y significado de lo que nuestro estado es para la patria ha quedado certificado por distintas personalidades que han sido protagonistas en la creación del ser mexicano en la frontera sur del país.

“Belisario Domínguez y su gallardía al defender principios democráticos universales; Rosario Castellanos y su visión de una sociología que prescribió tendencias futuras del multiculturalismo que observamos en la simbiosis humana vigente, latente en nuestra vida diaria; Jaime Sabines y su poesía que describe con excepcional puntualidad el vivir y sentimientos sublimes en las costumbres chiapanecas”.

 

ESTRIBO

Este jueves comenzará en San Lázaro el carrusel de secretarios del presidente compareciendo para la Glosa del primer informe presidencial. Veremos.