Alertan en Tabasco por venta de medicamentos pirata

Laboratorios farmacéuticos como Sanofi, Pfizer, Glaxo y MSD han alertado a sus clientes sobre el tráfico y venta de vacunas y medicamentos en Tabasco. El bajo costo en que son ofertados es muestra de su dudosa procedencia.
Un agente de ventas, que pidió mantenerse en el anonimato, aseguró que en el estado se ha disparado este fenómeno debido a que los medicamentos son extraídos de las instituciones de salud pública para ser vendidos, o se trata de productos piratas, es decir que no son biológicos sino solución salina o contienen otros componentes que pueden dañar la salud.
La lista es larga, pero las vacunas del papiloma humano y neumococo son las que principalmente llegan a vender a hospitales privados, así como otras que conforman la cartilla nacional de vacunación. Además del Octagam, usado para atender síndromes como el de Kawasaki y Guillain-Barré, denunció el agente de ventas.
Relató que los biológicos son sustraídos ilegalmente de los hospitales resguardados en ropa o bolsas, lo que altera el protocolo de red fría que se debe cumplir con este tipo de artículos.
“Meten las vacunas en batas, las envuelven en ropas, las meten en mochilas y luego se las ofrecen a los médicos. Normalmente las más caras son las que más se roban y ofrecen en el sector privado, como las de papiloma y neumococo”, señaló.
La red fría es un procedimiento que consiste en mantener los lotes a una temperatura entre 2 y 8 grados, de otra forma pierde su efectividad, “no se recupera por almacenarla de nuevo a la temperatura correcta”, advirtió.
Si bien el robo, tráfico y venta de medicamentos se registra desde hace varios años, ha habido un incremento en los últimos dos años. Su costo llega a disminuir hasta en un 60 o 70 por ciento en comparación con el precio real.
CONSECUENCIAS MORTALES
El presidente del Colegio Médico de Pediatras y Especialistas de la Niñez de Tabasco (Comepent), Elías Córdova Sastré, advirtió que las consecuencias de este delito pueden ir desde el deterioro de la salud del paciente hasta su fallecimiento. Mientras que los médicos ponen en riesgo su carrera profesional, pues pueden ser demandados.
“Es personal que llega a los consultorios y te vende el medicamento o las vacunas a costos muy bajos. Además que los laboratorios serios nos han hecho una especie de alerta ante la movilidad que ven en las ventas de estos productos. Cofepris es otro referente, saca sus alertas sobre productos apócrifos o de procedencia ilícita”, señaló.
En el caso de los médicos particulares, adquieren sus vacunas con subdistribuidores certificados por los laboratorios.
“Lo hemos llegado a vivir con las vacunas, vienen a vender un lote con un precio más bajo del que está en el mercado, puede que esté falsificada, que sea una vacuna extraída del sector Salud y nos la quieran vender”, relató.
Un ejemplo es la vacuna para prevenir la Hepatitis B, está escasa desde hace dos años tanto en el sector privado como en el público, y pese a esta escasez hay centros de vacunología que la tienen, ya sea a un costo bajo o alto.
“Es tráfico de medicamentos, un mercado negro que es una realidad que se está viviendo cada día más. Es algo grave”, alertó.
POROSA FRONTERA SUR
La Unión de Propietarios de Farmacias de la República Mexicana (Uprofarm) en Tabasco denunció que la frontera sur podría ser el punto por donde entran estos medicamentos.
“Debido a que es una zona porosa, es por ahí donde en muchas ocasiones ingresan este tipo de productos. Algunos provienen de Belice sin contar con los permisos adecuados”, comentó el dirigente de la Uprofarm en la entidad, David Palomino Ruiz.
Consideró que los analgésicos son los más clonados y que pueden ser vendidos sin receta médica; mientras que el caso de los antibióticos es más complejo porque su venta requiere prescripción médica.