Tras despido de Comey, comparan a Trump con Nixon

El inesperado despido del director del FBI, James Comey, puso fin a décadas de deferencia de la Casa Blanca hacia la agencia de orden público de mayor jerarquía del país y a su independencia. También otorga a Donald Trump la cuestionable distinción de ser el primer presidente desde Richard Nixon que despide al funcionario responsable de una investigación que afecta al comandante en jefe.

La decisión tomó al país por sorpresa y ha convertido a Washington en un hervidero de rumores, pues el único precedente fue en la presidencia de Richard Nixon.

Esto es nixoniano”, espetó el senador demócrata Bob Casey el martes por la tarde, en referencia al único presidente que hasta ahora había ordenado un despido semejante, en su caso, del fiscal especial Archibald Cox, encargado del caso Watergate que le implicaba.

Tras las comparaciones, la biblioteca Richard Nixon en California aclaró a través de un tuit: “Dato curioso: El presidente Nixon nunca despidió a un director del FBI #FBIDirector #notNixonian”.

El 20 de octubre de 1973, Nixon ordenó el despido del fiscal especial para el caso Watergate, Archibald Cox; sin embargo, el secretario y subsecretario de Justicia, Elliot Richardson y William Ruckelshaus, renunciaron en lugar de ejecutar la orden del presidente. Eventualmente, Cox fue despedido por el fiscal Robert H. Bork. Este hecho es conocido por analistas políticos como “Masacre de Sábado por la noche”.

En una editorial publicada este miércoles, el New York Times hace referencia a este hecho histórico y califica la decisión de Trump como algo incluso peor que el caso Watergate.

Pero ahora no hay un fiscal especial que pueda determinar si la confianza pública ha sido violada, y si la presidencia fue robada efectivamente por una potencia extranjera hostil. Por eso, el país ha llegado a un momento aún más peligroso (que Watergate)”, enfatizó el Times.