El regreso de indestructible Nokia

¡Nokia is back! La histórica firma ha regresado con más ganas que nunca al mercado, y Diario de Palenque está aquí para contártelo absolutamente todo. Se acaba de presentar el Nokia 3310, y vamos hablarte sobre todas sus novedades. Esta es la renovación del histórico teléfono que todos – o casi todos- hemos tenido.

Aunque suene irreal, es cierto, el Nokia 3310 -popularmente bautizado como ‘el indestructible’ por su resistencia- vuelve. La compañía finlandesa HMD (que adquirió las patentes, así como los derechos de marca e imagen de Nokia Technologies) anunció la resurrección del ya clásico artefacto, en una versión remozada.

El prototipo será presentado durante el Congreso Mundial de Telefonía (Mobile Word Congress) que se celebrará en Barcelona, España, entre el 27 de febrero y el 2 de marzo venidero.

El indestructible regresa después de que el nuevo Nokia 6 -lanzado este febrero- arrasara en un mercado tan importante como China; sin embargo, es la salida del 3310 la novedad más esperada dentro de la industria.

Nokia vendió en todo el mundo más de 120 millones de terminales 3310, pero la llegada de los dispositivos inteligentes fue arrinconando lentamente ese modelo, y pese a su fama, prestaciones y el hipnótico juego Snake 2, el retiro oficial le llegó en 2005.

Dos años después llegó el verdadero punto de inflexión para el sector de la mano de un agente externo al negocio: el estadounidense Steve Jobs presentaba el iPhone y asestaba así el golpe de gracia a Nokia.

Ahora, cuando ya parecía que el teléfono móvil que hizo furor a inicios del milenio había sido enterrado definitivamente por los smartphones, la compañía finlandesa lo relanza para un mercado específico.

Según se ha conocido, el indestructible solo estará disponible inicialmente en Europa y Norteamérica; el fabricante adelantó que en la feria de Barcelona presentará tres nuevos teléfonos inteligentes (Nokia 3, 5 y 6), y lanzará una ‘versión moderna’ del 3310, pero no será para nada un smartphone.

Y es que al parecer la competencia tecnológica encontró su techo, ya no hay sitio para más móviles a pesar de que siguen llegando nuevas empresas para participar de un festín que ya no es tan fastuoso como antes.

Durante la última década no ha habido mayores avances. Puede que más batería, mejores cámaras, diseños más trabajados y una oscilación en el tamaño, todos cambios menores que no han modificado la esencia del teléfono inteligente, que en realidad es mucho más que un móvil. Sólo la obsolescencia programada ha ayudado a seguir vendiendo unidades.

En medio de ese panorama (y pese a que muchos no lo creen), los teléfonos básicos -sin conexión a internet- aún tienen público por su sencillez, durabilidad y, sobre todo, por la seguridad que ofrecen. Solo un ejemplo: en 2016 se vendieron en el mundo casi 500 millones de ‘dumbphones’ (del inglés, Â’teléfonos tontosÂ’).

Por tanto, teniendo en cuenta que el pasado año las ventas mundiales de smartphones alcanzaron los mil 495 millones, tal y como indica la firma especializada CCS Insight, no es descabellado entonces que hasta Nokia la firma que durante catorce años lideró el mercado de la telefonía móvil.