Como orientar a los niños en el uso de la tecnología

A todo esto los niños necesitan salir a la calle, ir al parque, jugar con amigos.

La tecnología forma parte de la vida cotidiana de los niños, y siempre que no interfiera en ese tiempo de ocio fuera de casa tan importante, puede ser muy beneficiosa. Aquí le compartimos unas ideas de como tener el control de la tecnología en los pequeños.

1- Establecer un tiempo límite: no permitir el acceso a las nuevas tecnologías no es lógico ya que tendrán que convivir con ella a lo largo de su vida, incluso en el colegio cada vez se introducen más herramientas de este tipo para la enseñanza. Sin embargo, limitar su uso y controlar el tiempo que dedican es fundamental. Es conveniente establecer una rutina de tiempo que los niños conozcan.

2- Guiar a los niños en la navegación: es cierto que son muy intuitivos y saben navegar casi sin recibir clases, pero desconocen qué han de hacer cuando salta publicidad o cómo proceder con ese archivo que está pidiendo descargarse. Enseñarles a utilizar bien esos dispositivos es básico.

3- Aprender con los hijos: puede que no conozcas bien la tecnología, pero es importante saber cómo funcionan o qué posibilidades tienen para poder enseñar a tus hijos a usarlas adecuadamente. Quizás también tus hijos puedan enseñarte trucos o formas de utilizar los dispositivos que desconocían y ellos se sentirán orgullosos de haber enseñado algo a sus padres.

4- Explicar los peligros: conocer los riesgos en Internet es importante para poder evitarlos. Los niños han de saber qué puede ocurrir si dan sus datos, contactan con extraños o navegan por páginas que son para adultos.

5- Utilizar la tecnología para algo más que para jugar: está bien dejarle que el niño juegue con el smartphone en la consulta del médico para que esté tranquilo, sin embargo, la tecnología ofrece mucho más que juegos. Puedes utilizar los intereses de los niños para profundizar en Internet y ver documentales o información sobre aquello que más le gusta.

6- Vigilar la navegación: la autonomía del niño en Internet entraña riesgos. Dejarle sólo con la tablet implica que puede terminar accediendo a contenido no apto para él o simplemente que no puede comprender o le puede asustar. Sacar un poco de tiempo para navegar con el niño y controlar el uso que hace de los dispositivos es pedagógico.

7- Crear un clima de diálogo: para que puedan avisarnos si han detectado algo que les resulta extraño o les ha asustado.