La UNAM abre Clínica para atender el cáncer de piel

La UNAM puso en marcha la Clínica de Oncodermatología con el fin de hacer un diagnóstico temprano del cáncer de piel, pues pese a los avances en medicamentos, quimioterapias y cirugía, el pronóstico de vida de los pacientes aún depende de la detección oportuna.

En un comunicado, la UNAM precisó que entre 2008 y 2012 el cáncer de piel fue el tercer motivo más frecuente de primera consulta en el Instituto Nacional de Cancerología.

En el Hospital General de México, añadió, se ha visto un aumento considerable de la frecuencia de ese padecimiento en población menor de 40 años, por lo que ha dejado de ser una enfermedad de viejos.

El responsable de la Clínica de Oncodermatología, Rodrigo Roldán, destacó que para que se produzca cáncer de piel influyen factores como la falta de protección a la radiación, pero también la genética.

De acuerdo con Roldán, la causa más común de cáncer de piel es la radiación ultravioleta, el carcinógeno ambiental más frecuente al que se expone cualquier ser humano desde el nacimiento. Para reparar el daño, explicó, el sistema inmunológico trabaja mientras dormimos; no obstante, la “compostura” no es cien por ciento eficaz y, por ende, se acumulan los efectos nocivos.

Por eso, después de 20 o 30 años comienzan a aparecer manchas y arrugas, y en el peor de los casos, cáncer. Así ocurre, sobre todo, cuando hay antecedentes de quemaduras solares (desde que la piel se ha puesto mínimamente rosa o roja y arde, hasta tener ampollas).

Respecto al cáncer de boca, Alejandra García, encargada del área de Medicina Bucal de la Clínica, señaló que es una enfermedad rara, cuyo pronóstico oportuno hace una diferencia sustancial para la sobrevida del paciente.

En la Clínica de Oncodermatología, que arrancó en octubre del año pasado, los expertos utilizan técnicas no invasivas (sin tener que cortar o dejar una cicatriz permanente) mediante un diagnóstico por imagen con ayuda de los equipos más avanzados, entre ellos un microscopio de reflectancia confocal, único en el país y tercero en Latinoamérica –los otros dos son de la Universidad de São Paulo–, y uno de los casi 150 que existen en el mundo (la mayoría en Australia y Europa, y dos en Estados Unidos).

Debido a que las técnicas que se utilizan también se pueden aplicar en otras áreas, se atiende a pacientes con cáncer bucal y con alopecia; en este último caso se determina con precisión la causa de la pérdida del cabello, indicó Roldán.

Luego de señalar que es más fácil prevenir que tratar, los expertos recomendaron asistir al dermatólogo por lo menos dos veces al año para evitar cáncer de piel, sobre todo si hay factores de riesgo: antecedentes de quemaduras solares o de cáncer de piel personal o de un familiar en primera línea, e incluso personas con muchos lunares. Quienes tienen más de 50 de ellos, están en mayor riesgo”.

Precisaron que los lunares dejan de salir, en promedio, a los 25 o 30 años, y cualquier lesión o pigmentación después de esa edad no necesariamente es cáncer, pero sí algo que vale la pena vigilar.

Para prevenir, la recomendación más importante es evitar quemaduras solares mediante el uso de bloqueadores cada tres horas, usar sombrero de ala ancha, ropa de manga larga y evitar la exposición de las 9 a las 16 horas.