Ocosingo tomado por la inseguridad

Exigen la acción de las autoridades para solucionar la situación.

Alrededor de mil personas se manifestaron en contra de la situación delictiva en ese municipio.
Habitantes de Ocosingo no soportaron tanta inseguridad, la cual rebasado a los cuerpos policiacos, por lo que ayer, alrededor de mil personas marcharon por las calles exigiendo a las autoridades se pongan a trabajar.
Con pancartas en mano, los manifestantes caminaron hasta llegar al Palacio Municipal, exigiendo una limpieza de los cuerpos policiacos y que estos realicen su trabajo como debe de ser y no devengar un sueldo por no hacer nada.
“Que recuerden los funcionarios: que no es de llegar a la silla y a cobrar su quincena, que asuman su responsabilidad” se escuchaba vociferar a una persona que viajaba en la marcha a bordo de un auto y que iba a cargo del equipo de sonido.
Un sinfín de peticiones exigieron los manifestantes a las autoridades, inclusive, ya entrados los ánimos pidieron la renuncia del presidente municipal Héctor Albores Cruz, de quien dijeron, no viene realizando bien su labor como alcalde.
Y es que la gota que derramó el vaso, fue la muerte de la maestra Graciela Gómez Santiz, quien fuera encontrada sin vida en el interior de su domicilio en el barrio San Sebastián de este municipio, aunado al asesinato de otra mujer en menos de dos meses.
En Ocosingo, en las últimas fechas, las autoridades policiacas se han visto rebasadas por la delincuencia, a tal grado que hace seis días, los propios habitantes intentaron linchar a dos presuntos secuestradores en el barrio Guadalupe.
Enclavado en la zona sierra, Ocosingo ha sido noticia en las últimas fechas, tan sólo el cuatro de febrero del presente año, de igual forma, se registró una marcha de campesinos, precisamente en contra de la inseguridad.
En esa ocasión miembros de la Asociación Rural de Interés Colectivo y otras organizaciones se manifestaron afuera de las oficinas de la Procuraduría General de Justicia y el Parque Central, en donde exigieron a las autoridades a “cerrar filas” ante el enemigo común.
Lo anterior se dio, luego que uno de los dirigentes de esa organización, Zaragoza Méndez Hernández, perdiera la vida, durante un asalto en la vía pública
En un documento que dieron a conocer durante la marcha, acusaron que por la inseguridad que prevalece en Ocosingo, era imposible caminar tranquilamente por las calles.