Evite la infertilidad

Los niños que no tuvieron la gestación completa, tienen más riesgo de padecer falta de descenso de los testículo.
La criptorquidia, conocida como la falta de descenso de los testículos, se presenta en el tres por ciento de los nacimientos, y es una de las causas de infertilidad, informó el Hospital Regional de Alta Especialidad del Niño “Dr. Rodolfo Nieto Padrón”.
El porcentaje de casos se puede incrementar hasta 30 por ciento cuando se trata de niños prematuros, debido a que no culminó el proceso del descenso testicular, en los últimos meses de la gestación.
Explicó que el testículo desciende de manera espontánea durante el primer año de vida, cuando esto no sucede, se debe realizar una corrección quirúrgica, para evitar, además, problemas como el desarrollo de cáncer testicular.
Una persona con criptorquidia en un solo testículo tiene un riesgo de 75 por ciento de infertilidad. Si el problema es bilateral y se corrige, el riesgo es de 50 por ciento.
Explicó que estos pacientes tienen de siete a 10 veces más probabilidades de desarrollar cáncer en el testículo que el resto de la población.
Otras causas de esta enfermedad es fumar durante el embarazo y el bajo peso del niño al nacer, además de factores genéticos.

La falta de conocimiento e información de la población ocasiona que soliciten atención médica en etapas tardías.
Es importante que las madres platiquen con sus hijos y les digan que se revisen sus genitales cada vez que se bañen para detectar cualquier anormalidad, como el crecimiento acelerado de los testículos o la aparición de bolitas.
Sobre todo porque en algunos casos, después del tratamiento puede reincidir el problema, por lo que deben acudir de inmediato a la unidad médica.
La forma de atender este problema puede ser médico o quirúrgico, el primero consiste en la estimulación del testículo con una hormona, mediante inyección intramuscular que induce su descenso, pero que está contraindicada si hay una hernia inguinal asociada, si tiene antecedentes de intervención quirúrgica en la región inguinal o si el testículo tiene una localización fuera del trayecto normal (ectópico).
En el caso cirugía, ésta se efectúa cuando el tratamiento médico fracasa o está contraindicado. Esta operación recibe el nombre de orquidopexia.