Gabriel García Márquez está estable

Hace casi un mes, el pasado 6 de marzo, un grupo de personas se dio cita afuera de la casa de Gabriel García Márquez para cantarle Las mañanitas y celebrar con aplausos, porras y abrazos su cumpleaños número 87. Hoy, el autor de El amor en los tiempos del cólera (1985) se encuentra en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”, donde fue internado con un cuadro de “deshidratación, un proceso infeccioso pulmonar y de vías urinarias”, según un primer reporte de la dependencia de salud.

Hasta ahora, lo único confirmado es la hospitalización del escritor y periodista, pero la especulación ha inundado los medios pues no se tiene certeza de las razones por las cuales fue internado; algunos refieren que se trata de un cuadro de neumonía, otros que fue debido a una infección pulmonar y de vías urinarias, a lo que se suma la presunción de deshidratación y que, como consigna un portal de noticias, la hoja de ingreso refiere como causa un “delirium en estudio” (es decir, síntomas de alteración cerebral).

Lo cierto es que ayer, en cosa de minutos, la noticia de su internamiento se volvió trend-topic en redes sociales y desató una preocupación de orden internacional, expresada en muchos idiomas, así como comentarios que dieron por muerto al escritor colombiano y causaron más confusión en la red.

Para disipar las dudas la Secretaría de Salud del Gobierno del Distrito Federal informó que García Márquez, como mencionó la esposa del escritor a una cadena televisiva, acudió al hospital el pasado 31 de marzo, para tratarse de “una gripe”; asimismo, la dependencia dio a conocer que este jueves el escritor colombiano ha “respondido al tratamiento” y que, una vez que complete los antibióticos que se le han recetado, se podrá valorar su egreso de la institución, aunque se estima que esto no ocurra sino hasta el próximo lunes.

Por su parte, Gonzalo García Barcha, hijo del autor de Cien años de soledad, señaló que su padre se encuentra bien y está consciente, que “no es una neumonía pero sí es una infección bronquial, es una cosa de los pulmones, pero está en tratamiento y está evolucionando muy bien”; asimismo, aclaró que “no fue una cosa de emergencia” y que se halla en el hospital “desde hace ya unos días”.

En los últimos años, el escritor colombiano ha visto agravada su salud; en 1999 se le diagnosticó un cáncer linfático que fue tratado con quimioterapia y del cual se recuperó en unos meses, pero ese trance contribuyó —en opinión de su hermano Jaime García Márquez— a que se adelantara un proceso que “le acabó muchas neuronas, muchas defensas y muchas células” y degeneró en “algunos conflictos de la memoria”, por lo que se dice que padece de demencia senil.

SOBRE LA ENFERMEDAD
Más que una simple gripe

La infección bronquial, padecimiento por el cuyal fue internado Gabriel García Márquez el lunes pasado, es mejor conocida como bronquitis y consiste en una infección de las membranas mucosas que recubren las paredes internas de los bronquios (las estructuras en forma de tubos que transportan el aire a los pulmones, de la tráquea).

El padecimiento se clasifica en dos: agudo y crónico, aunque hasta el momento se desconoce en cuál de ellos se sitúa el autor de Crónica de una muerte anunciada.

La bronquitis aguda suele acompañar un resfriado común o la gripe y la tos y la congestión. La infección crónica de los bronquios se caracteriza por un caso de tos productiva crónica que puede durar hasta tres meses al año durante un período mínimo de dos años.

El objetivo principal del tratamiento de la bronquitis crónica es reducir la irritación de los tubos bronquiales. Para ello pueden ser útiles los antibióticos y los fármacos broncodilatadores, que contribuyen a relajar y abrir las vías aéreas en los pulmones.